¿Es seguro beber refrescos durante el embarazo?

Está bien que de vez en cuando te des un capricho con un refresco durante el embarazo. Pero las investigaciones demuestran que no es una buena idea convertir el consumo de refrescos en un hábito diario, ya sean normales, de dieta o sin cafeína. Beber refrescos durante el embarazo puede aumentar el riesgo de sufrir algunas complicaciones en el embarazo y puede aumentar el riesgo de que tu bebé desarrolle problemas de salud como el asma y la obesidad. Esto es lo que sabemos sobre los refrescos y el embarazo, además de consejos sobre qué tomar en su lugar.

Depende. Un refresco típico contiene entre 35 y 55 mg de cafeína. Si bebes un refresco con cafeína, deberás tener en cuenta otras fuentes de cafeína en tu dieta (como el café, el té y el chocolate) para no tomar demasiada.

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) recomienda limitar la cafeína durante el embarazo a 200 miligramos (mg) al día. Cuando consumes cafeína, ésta atraviesa la placenta y pasa al líquido amniótico y al torrente sanguíneo de tu bebé. Mientras que tu cuerpo se deshace de la cafeína con bastante rapidez, el cuerpo de tu bebé aún se está desarrollando, por lo que la cafeína tarda más en procesarse. En consecuencia, tu bebé está expuesto a sus efectos durante mucho más tiempo que tú.

Leer más  Cartas de santa claus para los niños

Refrescos durante el tercer trimestre del embarazo

La mayoría de las mujeres son conscientes de que el alcohol es perjudicial para el crecimiento del bebé y, por lo tanto, sacian sus antojos sustituyéndolo por bebidas aromatizadas, refrescos, refrescos dietéticos, refrescos normales o incluso una bebida fría durante el embarazo.

Lo ideal es que las mujeres embarazadas consuman leche, zumos de frutas, batidos, etc. y eviten todo tipo de refrescos, bebidas frías, bebidas con cafeína y bebidas energéticas durante esta fase. Es seguro cuando se ingiere con moderación, aunque puede no ser la mejor opción. Para las mujeres que se preguntan “¿puedo beber refrescos o bebidas frías durante el embarazo?”, he aquí por qué no debes hacerlo.

La mayoría de los refrescos de cola contienen cafeína, que es adictiva y tiene múltiples efectos secundarios perjudiciales. La absorción de cafeína en la sangre es rápida y llega rápidamente al bebé a través de la placenta. La cafeína afecta a su sistema nervioso central y a la glándula suprarrenal mientras permanece en su sistema circulatorio durante unas 11 horas, y el feto se esfuerza por descomponer esta sustancia tóxica. La cafeína es un diurético y también provoca deshidratación.

La reacción del bebé después de beber coca-cola

“Los zumos de fruta han tenido mucha mala prensa últimamente por el azúcar que contienen, pero no pasa nada por tomar algún vaso”, explica. “Además, los zumos aportan más vitaminas que las bebidas azucaradas o dietéticas, así que no todo es malo. El zumo de naranja mezclado con agua con gas es una opción saludable a la hora de comer, ya que la vitamina C que contiene aumenta la absorción del hierro. También puedes experimentar con diferentes cócteles”.

Leer más  Carriola para recien nacido

Los científicos descubrieron que las que bebían una ración al día de bebida gaseosa endulzada artificialmente tenían un 38% más de probabilidades de dar a luz antes de las 37 semanas y las que tomaban cuatro raciones al día tenían un 78% más de probabilidades de tener a su bebé prematuramente.

“Tuve una hiperémesis gravídica muy grave con mi bebé, que ahora tiene 6 meses. Estuve ingresada en el hospital 26 veces en las primeras 27 semanas. Todavía tengo las marcas de todos los goteos que me pusieron. Descubrí que las bebidas gaseosas extrañas me ayudaban mucho. Sé que no son saludables, pero incluso un bocado de ellas podía evitar que me pusiera enferma. Mi mejor consejo es que te lleves una botella a la cama y te tomes unos cuantos tragos antes de pensar en levantarte”. Kerri Kerby

Antojo de Coca-Cola en el embarazo

Desde el chucrut y el zumo de naranja hasta el queso tostado y los flotadores de Coca-Cola, los antojos del embarazo pueden ser extraños e inesperados, y a menudo hacen que nuestras parejas corran al garaje en mitad de la noche para satisfacerlos.

Es posible que hayas oído que si te apetece algo dulce, vas a tener una niña, mientras que lo salado significa que es un niño. Aunque no hay pruebas científicas que demuestren que tus antojos indican un sexo concreto, es divertido escuchar los repentinos impulsos o combinaciones de alimentos que experimentan las mamás embarazadas.

En el caso de Malaika Dogar, los antojos fueron diferentes en cada embarazo. “Con mi hija, quería comida ácida y salada todo el tiempo, pero con mi actual embarazo (aún no se sabe el sexo) ¡quiero hamburguesas de carne todo el tiempo! A esto hay que añadir mi extraño antojo de huesos de tuétano y carne de codillo de los guisos, algo extraño porque nunca me ha gustado la carne, y menos la roja”.

Leer más  Alimentacion a partir del año

Kerry van Tonder dice: “Durante las primeras semanas de mi primer embarazo (con un niño) no pude tomar suficiente zumo de naranja, pero esta vez (aún no se sabe el sexo) tengo antojo de chucrut y agua helada.”

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.