Cordón umbilical con nudo real

Si el cordón umbilical de tu bebé se enrolla alrededor de su cuello (cordón nucal), es probable que tu matrona u obstetra lo solucione antes de que te des cuenta. Es sorprendentemente frecuente, ya que ocurre hasta en un tercio de los nacimientos, y es muy poco probable que os cause problemas a ti o a tu bebé.

El cordón nucal suele pasar completamente desapercibido durante el parto sin ningún problema. Sin embargo, si tu matrona encuentra el cordón alrededor del cuello de tu bebé una vez que ha nacido su cabeza, puede arreglarlo fácilmente. Simplemente aflojará el cordón para que los hombros del bebé puedan pasar por él, o lo deslizará por encima de su cabeza.

La comadrona podrá saber si hay problemas de flujo sanguíneo en el cordón por el ritmo cardíaco del bebé. A veces, durante una contracción, el cordón umbilical se comprime, lo que puede hacer que los latidos del corazón del bebé disminuyan durante un breve periodo.

Si tu matrona sospecha que esto está ocurriendo, puede pedirte tu consentimiento para vigilar más de cerca los latidos de tu bebé. Mientras no haya otros problemas mientras se le controla, el parto puede continuar sin intervención.

Retraso en el pinzamiento del cordón

Un cordón nucal se produce cuando el cordón umbilical se enrolla alrededor del cuello del feto.[1] Los síntomas presentes en el bebé poco después del nacimiento por un cordón nucal anterior pueden incluir oscurecimiento de la cara, petequias faciales y hemorragia en el blanco del ojo.[1] Las complicaciones pueden incluir meconio, dificultad respiratoria, anemia y mortinatalidad.[1] Las envolturas múltiples se asocian a un mayor riesgo.[3]

Leer más  Almohada para dormir abrazado

El diagnóstico puede sospecharse si hay una disminución de la frecuencia cardíaca del bebé durante el parto[1]. Los cordones nucales suelen comprobarse pasando el dedo por el cuello del bebé una vez que ha salido la cabeza[4]. La ecografía puede detectar la afección antes del parto[1].

Si se detecta durante el parto, el tratamiento consiste en intentar desenvolver el cordón o, si no es posible, pinzarlo y cortarlo[2] El parto suele desarrollarse con normalidad y los resultados suelen ser buenos[5][1] En raras ocasiones, pueden producirse daños cerebrales a largo plazo o parálisis cerebral[1][6] Los cordones nucales se producen en aproximadamente una cuarta parte de los partos[2] La afección ha sido descrita al menos desde el año 300 a.C. por Hipócrates[1].

Bebé de nalgas de Frank

Este artículo se publica bajo licencia de BioMed Central Ltd. Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la Licencia de Atribución de Creative Commons (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0), que permite el uso, distribución y reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre que se cite adecuadamente la obra original.

BMC Pregnancy Childbirth 12, A6 (2012). https://doi.org/10.1186/1471-2393-12-S1-A6Download citationShare this articleAnyone you share the following link with will be able to read this content:Get shareable linkSorry, a shareable link is not currently available for this article.Copy to clipboard

Accidente del cordón umbilical

ResumenEl cordón nucal se produce cuando el cordón umbilical se enrolla alrededor del cuello del feto 360 grados. Los cordones nucales se producen en aproximadamente el 10-29% de los fetos y su incidencia aumenta a medida que avanza la edad gestacional. La mayoría no se asocia a la morbilidad y mortalidad perinatal, pero algunos estudios han demostrado que el cordón nucal puede afectar al resultado del parto con posibles efectos a largo plazo en los bebés. Es más probable que los cordones nucales causen problemas cuando el cordón está fuertemente enrollado alrededor del cuello, con efectos de un cordón nucal apretado conceptualmente similares a la estrangulación. La compresión del cordón umbilical debida a cordones nucales apretados puede causar la obstrucción del flujo sanguíneo en la vena umbilical de paredes finas, mientras que la sangre del bebé sigue siendo bombeada a través de las arterias umbilicales de paredes más gruesas, causando hipovolemia, acidosis y anemia. Algunos de estos bebés tienen características físicas secundarias a los cordones nucales tensos que son distintas de las que se observan en la asfixia del nacimiento. El propósito de este artículo es revisar la fisiopatología de los cordones nucales tensos y explorar las lagunas de conocimiento y las áreas de investigación.

Leer más  Actividad de motricidad gruesa

Relacionados

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.