Fphl y efluvio telógeno

Gran parte de la atención de los medios de comunicación en torno a los problemas de imagen corporal se ha centrado en las mujeres, pero las investigaciones demuestran que los hombres pueden sufrir tanta insatisfacción corporal como las mujeres; sólo que son más silenciosos en cuanto a esos sentimientos. De hecho, un estudio dirigido por un investigador de la Universidad de Chapman, en Orange (California), reveló que el 90% de los estudiantes universitarios estadounidenses experimentan algún grado de insatisfacción corporal.

Para algunos hombres, estos sentimientos pueden convertirse en una espiral de pensamientos incontrolables y obsesivos que provocan un grave malestar emocional, a pesar de que el defecto percibido apenas sea perceptible para los demás. Esto se conoce como dismorfia corporal masculina.

Dos formas en que pueden manifestarse los problemas de imagen corporal masculina son la bigorexia -una creencia exagerada o delirante de que el cuerpo de un hombre no es lo suficientemente musculoso- y la obsesión por la calvicie y la caída del cabello. Para saber cuál es la mejor manera de gestionar estas emociones, primero hay que entender los patrones de pensamiento en torno a estas cuestiones, y luego intentar cambiar la relación con ellas.

El trastorno dismórfico corporal (TDC) es la preocupación persistente e intrusiva por un defecto imaginario o leve en su apariencia. Mientras que los demás pueden no ver nada malo, una persona con TDC magnifica el defecto en su propia mente, lo que le provoca un grave malestar emocional y dificultades en su funcionamiento diario.

Efluvio telógeno crónico

Se revisó la literatura desde su inicio hasta 2012 a través de MEDLINE/PUBMED utilizando las palabras clave alopecia, androgenética, mujeres, pérdida de cabello, mujer, prevalencia, adolescente, clasificación, tratamiento, síndrome metabólico y cardiovascular. Como hay una escasez de ensayos de alta calidad en la FPHL, se consideró conveniente incluir todas las investigaciones de nivel.

Leer más  Bañera cambiador bebe barata

Dada la importancia mundial de la LFP, merece la pena relatar su aspecto epidemiológico. La FPHL es más frecuente de lo que se pensaba; la incidencia de la FPHL en las mujeres puede ser igual a la de los hombres. [2] La FPHL puede comenzar a cualquier edad después de la pubertad y es ampliamente aclamado que la prevalencia aumenta después de la menopausia con una posible influencia hormonal. [3] En un estudio comunitario de China, la prevalencia de la FPHL fue del 6,0% en todos los grupos de edad, desde el 1,3% en el grupo de edad de 18 a 29 años, y aumentó de forma constante con la edad hasta el 10,3% en la séptima década y el 11,8% a partir de entonces; con antecedentes familiares positivos en el 19,2%. [4] En las mujeres coreanas, la prevalencia de AGA en todas las edades fue del 5,6%, del 0,2% en la tercera, del 3,8% en la quinta y del 7,4% en la sexta década. Fue del 11,7% y del 24,7%, respectivamente, en la séptima década y en adelante. No se observó el grado III y los antecedentes familiares positivos estaban presentes en el 45,2%. [5] En el Reino Unido, el 6% de las mujeres de menos de 50 años fueron diagnosticadas con FPHL, aumentando al 38% en sujetos de 70 años o más. [6] En Maryborough (Australia), el 64,4% de las mujeres mayores de 20 años presentaban pérdida de cabello bitemporal. En general, la prevalencia de la pérdida de pelo medio-frontal aumentaba con la edad y afectaba al 57% de las mujeres de 80 años o más. [7] En otro estudio que incluía a 1006 mujeres caucásicas, se descubrió que la FPHL era común a partir de finales de los 20 años y alcanzaba su punto máximo después de los 50 años de edad. [8] No se dispone de datos concretos del subcontinente indio.

Leer más  Bulto en el seno

Tratamiento de la FPHL

La pérdida repentina de cantidades exageradas de cabello en el cuero cabelludo es una queja bastante común, especialmente en las mujeres.    Este cambio en el ciclo capilar, que crea un patrón de pérdida de cabello denominado “efluvio telógeno”, suele producirse de forma repentina.    No se asocia a calvas aisladas del cuero cabelludo, ni a costras o infecciones excesivas de los folículos pilosos.    Puede “desenmascarar” la pérdida de cabello de patrón masculino/femenino, revelando un adelgazamiento en la parte superior del cuero cabelludo.    En estos casos, se requiere tratamiento para ambos problemas.

Cuando un cabello del cuero cabelludo comienza a crecer en cada folículo piloso individual, permanece en la “fase de crecimiento” (fase anágena) durante aproximadamente tres años.    Esta fase media de crecimiento del cabello del cuero cabelludo crea un cabello que crecerá aproximadamente hasta la mitad de la espalda.    Algunas personas tienen una fase de crecimiento más larga y pueden hacer crecer el cabello hasta casi poder ponerse de pie, mientras que otras, con un ciclo más corto, pueden hacer crecer el cabello hasta la altura de los hombros.    Se trata de una variación genética individual.

Después de la fase de crecimiento, los folículos pilosos individuales, independientemente unos de otros, pasan a una “fase de reposo” (fase telógena), y permanecen en esta fase inactiva durante aproximadamente tres meses.    Durante este tiempo, se estimula repentinamente el crecimiento de un nuevo pelo, que acaba por “expulsar” los pelos viejos cuando te peinas, te cepillas y te lavas el pelo.    Verás que estos pelos salen continuamente.    Este pelo en reposo tiene la típica punta blanca en el extremo del cuero cabelludo.    Esta punta blanca no es la raíz, sino que indica que este pelo estaba en la fase de reposo, y que otro pelo lo está sustituyendo en el mismo folículo.    En el ciclo normal del cabello, aproximadamente el 85% de los pelos están en fase de crecimiento en un momento dado y el 15% en fase de reposo.    Con esta proporción, se ha calculado que una persona media perderá 100 cabellos al día.    Si no se lava con champú todos los días, notará que los días que se lava, perderá un número exagerado de cabellos.    Esto es normal.

Leer más  Balbuceo para baby shower

Clasificación de la pérdida de cabello de patrón femenino

Merck and Co., Inc., Kenilworth, NJ, EE.UU. (conocida como MSD fuera de EE.UU. y Canadá) es un líder mundial en el ámbito de la salud que trabaja para ayudar al mundo a estar bien. Desde el desarrollo de nuevas terapias que tratan y previenen enfermedades hasta la ayuda a las personas necesitadas, estamos comprometidos con la mejora de la salud y el bienestar en todo el mundo.    El Manual se publicó por primera vez en 1899 como un servicio a la comunidad. El legado de este gran recurso continúa como el Manual de MSD fuera de los Estados Unidos y Canadá. Obtenga más información sobre nuestro compromiso con el conocimiento médico mundial.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.