La mejor salsa para espaguetis

Ir a la recetaImprimir recetaAlbóndigas caseras en salsa de tomate y espaguetis, uno de mis platos italianos favoritos, y sin duda uno de los mejores platos que he cocinado. Reconfortante, súper fácil de hacer y muy delicioso, es la comida reconfortante por excelencia que gusta a toda la familia.

Me encantan las albóndigas de ternera, y creo que mucha gente también estará de acuerdo en que son las que mejor saben. Por supuesto, se puede utilizar pollo, cordero, cerdo o cualquier otra carne. Y no puede faltar el parmesano, sin él el plato no tendrá el mismo sabor de Italia.

Hacer tus propias albóndigas caseras es mucho más fácil de lo que crees. Olvídate de las albóndigas ya hechas o congeladas, nunca sabrán igual. Y es que puedes sazonarlas como quieras, y añadir algunos ingredientes sencillos que las harán aún más deliciosas.

Un poco de sal y pimienta, y un poco de parmesano, un poco de cebolla y ajo finamente picados, y ya están divinamente deliciosas. Si los cocinas en una rica y saludable salsa de tomate, te encontrarás con una delicia.

Albóndigas italianas

1 Calienta 2 cucharadas de aceite en una sartén grande a fuego medio. Añadir ½ cebolla picada y cocinarla durante 5 minutos, o hasta que esté blanda y transparente. Añadir los tomates a la sartén (aplastándolos con un tenedor para romperlos), junto con el ajo, el puré de tomate, el azúcar y el romero. Bajar el fuego y cocer a fuego lento durante 25-30 minutos, o hasta que la salsa tenga una consistencia espesa como la de una mermelada. Retirar la ramita de romero y reservar la salsa.

2 Mientras tanto, pon la leche en un bol con el pan durante un minuto más o menos; machácalo con un tenedor. En otro bol, mezcla la carne picada, el queso, la cebolla restante y 2/3 del perejil; sazona. Añadir la mezcla de pan y luego mezclar el huevo batido. Para comprobar la sazón, freír una cucharadita de la mezcla hasta que esté bien cocida y probarla; ajustar la sazón si es necesario.

Leer más  Como cocinar champiñones laminados

3 Con las manos enharinadas, dividir la mezcla en 12 y hacer bolas; reservar. En una sartén ancha y poco profunda, lo suficientemente grande como para que quepan las albóndigas en una sola capa, calentar las 4 cucharadas de aceite restantes a fuego medio. Añadir las albóndigas y cocinarlas hasta que se doren por todas partes (unos 8 minutos), dándoles la vuelta con cuidado para que no se rompan. Retirar de la sartén; escurrir el exceso de aceite.

Salsa de tomate básica

Todos tenemos una receta favorita, una que nos recuerda un momento determinado… ya sea dulce o salada. Pero hay una receta que es casi universalmente querida, especialmente por los niños: las albóndigas con salsa de tomate, ¡el plato más nostálgico de todos!

Para preparar las albóndigas con salsa de tomate, comience con la mezcla de la carne: corte el pan duro en trozos y colóquelo en una batidora de cuchillas 1 y púlselo hasta que se desmenuce 2. Reserve las migas y retire el hilo de las salchichas,

y colóquelo en un bol junto con la carne picada 7. Añada orégano, una pizca de nuez moscada rallada y perejil picado 8. Por último, añade el queso parmesano rallado y el pan rallado que has hecho, así como un huevo

9. Con esta mezcla, forme bolitas de 13 onzas cada una, tomando un trozo de la mezcla y dándole forma con ambas manos: con nuestras cantidades, obtendrá 24 albóndigas 14. En cuanto todas las albóndigas estén listas, calentar un poco de aceite en una sartén antiadherente

15. Puedes guardar las albóndigas con salsa de tomate en el frigorífico cubiertas con papel film durante 2-3 días. También puedes congelarlas tanto cocidas como crudas, pero en este caso es muy importante que los ingredientes estén muy frescos y no descongelados.

Leer más  Como arreglar una gelatina que no cuajo

Pasta de albóndigas italiana

Durante varias semanas me dediqué a tratar de averiguar cómo hacer las mejores albóndigas al estilo italoamericano. A mitad de camino, mi entonces novia (ahora esposa) Kate probó una tanda, me miró y dijo: “Cariño, lo has conseguido”.

Estaba persiguiendo una imagen que tenía en mi mente de lo que sería la albóndiga perfecta, y no iba a dejar de hacerlo hasta que lo consiguiera. Lo que imaginaba era una albóndiga lo suficientemente grande como para que pareciese fuerte, pero tan ligera y tierna que una cuchara pudiese deslizarse a través de ella sin apenas resistencia; un flotador, no un plomo, como dijo Ed un día en la oficina. En muchos sentidos, me imaginaba la versión en albóndigas de una bola de matzá, sin peso y con jugos cuando la cortabas.

Entonces, una noche de vacaciones, solo en casa tras un largo día de pruebas, me senté con un bol de albóndigas en salsa roja de ese día. Introduje mi cuchara en una, sacando un trozo con facilidad. La humedad cubrió la superficie expuesta. Le di un mordisco y mis ojos se llenaron de lágrimas de grasa de vaca y cerdo. Así es como lo hice.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.