Salsa bechamel chefkoch

Para hacer una bechamel rápida, sólo necesitarás leche, mantequilla, harina, sal, nuez moscada y un poco de paciencia. Su origen es antiguo e incierto, y no se sabe si es francés o italiano; de hecho, según algunos, la bechamel fue introducida en Francia por Caterina de ‘Medici, pero también es cierto que este nombre se le dio en honor al marqués Louis de Béchameil. Pero esta salsa también se conoce como balsamella, creada por Pellegrino Artusi.

Un riesgo en la preparación de esta salsa es que se pega al fondo de la sartén, por lo que es importante utilizar una sartén de doble fondo antiadherente, y no olvidar trabajar siempre la salsa con un batidor (el de pasteles es perfecto). El consejo que nunca debes olvidar es la proporción de los ingredientes, de hecho todo el mundo sabe que las salsas son el resultado de la atención y la precisión. En este caso la proporción es 1:1. El, para un litro de leche utilizar 100 gramos de mantequilla y 100 gramos de harina.

Salsa bechamel rezept

La bechamel es una de las salsas madre de la cocina francesa clásica, y una de las salsas más importantes que hay que aprender para todo tipo de platos, franceses o no. Es un ingrediente clave en el soufflé, en la clásica lasaña boloñesa e incluso en los macarrones con queso de la vieja escuela. Y es increíblemente fácil de hacer. Aquí se explica cómo.

Esta receta utiliza una proporción de una cucharada y media de harina y mantequilla por cada taza de leche, lo que produce una salsa lujosamente sedosa y espesa, pero que se puede verter. Dependiendo de la receta y de sus preferencias personales, puede hacer una bechamel más fina reduciendo la harina y la mantequilla a 1 cucharada cada una por taza de leche, o una muy espesa (por ejemplo, para una base de suflé o una moussaka griega) aumentándolas a 3 cucharadas cada una por taza de leche. Puede aumentar o disminuir fácilmente esta receta según lo desee.

Leer más  1 kilo de lentejas para cuantas personas

Escanee activamente las características del dispositivo para identificarlo. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Salsa bechamel fácil para la lasaña

Una de las formas de reducir el tiempo de cocción, es hacer el “roux” con bastante antelación y guardarlo en el congelador. El roux es la pasta semicocida de mantequilla y harina a la que se añade la leche, en la cacerola, para espesar la leche y convertirla en la salsa bechamel básica. Normalmente, este es el paso que más tiempo lleva, seguido del batido del roux y la leche para evitar que se formen grumos.

Para evitar tener que hacer el roux cada vez que tenga que hacer una salsa bechamel para un plato, haga el roux con antelación y guárdelo en el frigorífico para cocinar al día siguiente, o en el congelador hasta 6 meses. Para hacer el roux, todo lo que tiene que hacer es combinar partes iguales de mantequilla derretida sin sal y harina en una cacerola, hasta que el olor a harina cruda se disipe y le quede un color rubio bizcocho; también sabrá que está listo, por el aroma. Para los que se preocupan por la salud, el roux puede hacerse también con aceite vegetal.

Un consejo: si utiliza roux almacenado, asegúrese de ponerlo a temperatura ambiente como mínimo, para evitar que se formen grumos al combinarlo con la leche caliente en la cacerola para hacer la salsa bechamel. Ahora, la receta en sí.

Leer más  Chocolate a baño maria

Salsa bechamel fácil para la moussaka

La salsa blanca, o bechamel, es una de las cinco salsas madre clásicas francesas. En los anales de la cocina francesa clásica hay cinco salsas “madre”: bechamel, velouté, espagnole, holandesa y sauce tomat.

La bechamel se denomina a veces simplemente salsa blanca o salsa de nata, aunque se hace con leche, no con nata. Es rápida y fácil. Se utiliza en guisos, como base de suflés o incluso en algunas recetas de lasaña.

De hecho, sólo tiene tres ingredientes: leche, harina y mantequilla. Comienza con un roux rubio, hecho batiendo la harina y la mantequilla durante unos 2 minutos en un cazo al fuego. Es el tiempo suficiente para cocer la harina sin que se dore, para eliminar el sabor pastoso que se desprende de la harina cruda. Una vez que el roux haya burbujeado durante uno o dos minutos, añada la mitad de la leche y bata para eliminar los grumos. A continuación, añada el resto de la leche.

Muchas recetas abogan por calentar la leche cuando se hace una bechamel, pero yo he comprobado que calentar la leche es un paso extra innecesario. En la práctica, la salsa es más fácil de manejar con leche fría, ya que no se forman grumos con demasiada rapidez.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.