Cómo hacer caramelo para flan con azúcar moreno

Sin embargo, Andrés ha reconocido que esos flanes pueden no ser los más logrados; a menudo se cocinan a una temperatura demasiado alta y tienden a volverse granulosos o gomosos. En muchas cocinas de restaurantes, los cocineros no se molestan en caramelizar el azúcar por completo, lo que da lugar a un postre enfermizamente dulce. Además, como dijo Button, el sabor de la yema de huevo endulzada no siempre encaja con la sensibilidad moderna. Estas cosas han dado mala fama al flan en algunos círculos.

Yo me crié con el flan como una delicia extraescolar, servida en los restaurantes cubano-chinos de Manhattan que alimentaban a los expatriados con café con leche, sopa de wonton y nostalgia. Poner una cuchara de caramelo ámbar sobre cada bocado fresco y cremoso formaba parte del delicioso ritual.

Me empeñé en elaborar un flan que restableciera el equilibrio entre lo amargo, lo lácteo y lo dulce que lo convierte en un clásico. Ese borde de caramelo afilado contra la redondez de las natillas, como la capa de azúcar “quemada” sobre la creme brulee, es esencial. La creme brulee, llamada crema catalana en España, es fundamentalmente lo mismo que el flan, sólo que es más difícil de hacer. Y, sin embargo, se lleva toda la gloria.

Flan sin caramelo

Cuando uno suele pensar en un postre para uno, es algo que se calienta en el microondas en una taza o una preciosa miniatura en porciones. Pero yo no quiero una magdalena sensata o una tarta diminuta, quiero algo que pueda comer entero, solo. Este flan se ajusta a lo que necesito. Con un caramelo profundo y oscuro que le quita importancia, nunca es demasiado rico ni empalagoso. Incluso lo llevo un paso más allá tostando los lácteos para añadir las notas sabrosas del caramelo de nuez y el pan tostado. Claro que se puede compartir: este flan horneado se puede cortar fácilmente en trozos robustos para alimentar a una multitud. Pero en los días nublados en los que el marido no está, ni siquiera le doy la vuelta a la sartén y me meto de lleno con una cuchara extra grande.

Leer más  Arroz con pollo casero

El flan se basa en el caramelo. Claro, cuando se hace bien, el flan será cremoso y rico sin ser denso o pesado, con un pequeño movimiento que se derrite en la boca. Pero la acidez aguda y el ahumado del azúcar quemado están en primer plano, y considero que las natillas son sólo un vehículo para meter la máxima cantidad de caramelo en el cuerpo.

Probé la receta con azúcar llevada a varios grados de caramelización, desde un ligero tono de miel de trébol hasta los tonos más oscuros de mi corazón. La mayoría de los catadores prefirieron el flan con el azúcar más oscuro, casi quemado, por el contraste que proporcionaba a la delicada crema. Si prefiere un sabor más sutil y dulce, deje de cocinar el azúcar en una fase anterior. El objetivo inicial de probar el caramelo era proporcionar una guía de temperatura, que le permitiera reproducir el caramelo que representara con mayor precisión mi alma negra, pero lamentablemente la cantidad de azúcar utilizada en la receta crea un volumen de caramelo demasiado superficial para registrarlo en un termómetro de caramelo. Lo mejor es que te dejes guiar por el color y encuentres el caramelo que mejor te hable.

Jarabe de caramelo de Pinzón para flan

El flan es un postre muy popular en España y en toda Latinoamérica. Hecho de una crema de huevo y cremosa, y horneado a la perfección en un baño de agua, el flan clásico es siempre un favorito. Además, el plato tiene muchas versiones y es lo suficientemente versátil como para adoptar muchos sabores. Aunque el flan no es difícil de hacer en sí mismo, requiere práctica y paciencia. Nuestra receta de flan de caramelo, especialmente fácil, es muy apreciada por su sencillez: sólo cinco ingredientes y unos sencillos pasos. Si nunca ha hecho flan, ahora es el momento de intentarlo.

Leer más  Bacalao ala vizcaina receta facil

Sus orígenes se remontan a la época romana, cuando los excedentes de huevo se convertían en flanes salados y dulces, y el flan fue apreciado durante siglos por los españoles, que lo trajeron a América. Los mexicanos se enorgullecen de sus flanes, ya que el postre evolucionó allí y se convirtió en el dulce básico que es hoy gracias a la gran influencia que esta cocina tuvo en la receta.

Antes de empezar, asegúrese de tener a mano 12 moldes (de 4 onzas) u otro utensilio de cocina similar para las porciones individuales. También puede utilizar un plato de suflé, un molde para tartas o un molde para pan de un cuarto de galón para hacer un solo flan grande. Independientemente del tamaño que elija, los platos deben caber cómodamente en los moldes más grandes para el baño maría, la clave para que el flan quede cremoso y sin problemas.

Cómo hacer caramelo para flan en el microondas

La palabra inglesa moderna flan procede del francés flan, del francés antiguo flaon, a su vez del latín medieval fladonem, derivado del alto alemán antiguo flado, una especie de pastel plano, probablemente de una raíz indoeuropea que significa “plano” o “ancho”[2].

El fladonem es muy popular, sobre todo en las grandes ciudades costeras y en las antiguas colonias portuguesas, como Goa, Daman y Diu. A veces se le añade masala chai. Es un alimento básico en los menús de los restaurantes de los complejos turísticos de la costa de la India y también se prepara con regularidad en las cocinas domésticas de las comunidades anglo-india de Goa, Malayali, Mangalorean y Parsi.

Leer más  Arroz blanco para dos

El flan de caramelo es un postre muy popular en Malasia. Introducido por primera vez por los portugueses en el siglo XVI y vendido durante todo el año, este postre es muy popular servido en restaurantes, cafés, hoteles e incluso en bazares de Ramadán para romper el ayuno.

En Filipinas, el flan se conoce como leche flan (el término local para el originalmente español flan de leche), que es una versión más pesada del plato español, hecha con leche condensada y más yemas de huevo. El flan de leche suele cocinarse al vapor en un molde de hojalata de forma ovalada conocido como llanera, aunque en raras ocasiones también puede hornearse. El flan es un postre básico en las celebraciones[4][5].

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.