Cuánto tiempo hay que cocinar la carne para que esté tierna

Me da pena el tonto que lleva los puños a una pelea de cuchillos, los cuchillos a un tiroteo y las armas al Armagedón nuclear. Del mismo modo, nunca entenderé a la persona que lleva la carne magra a la olla del guiso. Y ahí es donde surge la pregunta: ¿Cuál es el mejor corte de carne para un guiso de carne?

¿El resultado? Una rotura parcial del ligamento escafolunar, una pequeña banda de tejido conectivo que mantiene un par de huesos pequeños (pero de importancia crítica) de mi mano en el lugar preciso. La mala noticia es que la rotura requería una intervención quirúrgica. La buena noticia: no era una rotura completa. Pensemos en ello. Ciento setenta libras, en caída libre, sobre mi pequeña y delicada muñeca. Es increíble que no se haya hecho más daño.

Y eso me lleva al punto principal: El tejido conectivo, como mi ligamento, está compuesto en gran parte por una proteína llamada colágeno, y es muy, muy fuerte. Sin embargo, el tejido conectivo rico en colágeno no se encuentra sólo en los ligamentos y los tendones; también se encuentra en diversos grados en los músculos.

La cantidad de colágeno que se puede encontrar en un músculo está relacionada con el uso que se hace de él: Cuanto más fuerte sea un músculo y más tenga que trabajar para el animal, más colágeno encontrará en él. ¿Solomillo de ternera? Es un músculo débil, lo que significa que tiene poco colágeno y es muy tierno, de ahí su nombre. En cambio, los músculos de la paleta de una vaca, conocidos como chuck, soportan gran parte de su peso corporal, lo que los hace muy fuertes, ricos en colágeno y, sí, lo has adivinado: duros. Otros factores también ayudan a determinar la cantidad de colágeno, como la edad (los animales más jóvenes tienen más), pero el grado de utilización de un músculo y su fuerza son los principales factores de predicción en un animal determinado.

Leer más  Bizcochuelo exquisita sin leche

Cómo hacer que la carne para guisar esté tierna en el horno

Por dos razones:  1) ¡Es barato! 2) Se vuelve más tierna cuanto más tiempo se cocine. Algunos cortes de carne de cocción rápida (como el solomillo) se ponen duros después de cocerlos a fuego lento entre 30 y 45 minutos. Lo contrario ocurre con la carne de ternera. Si ves que la carne no está tierna después de 45 minutos, sigue cociendo a fuego lento, añadiendo más caldo o agua si es necesario.

Algunas personas nos han dicho que a esta receta le falta harina. Respetuosamente, no estamos de acuerdo. No hay ninguna regla que diga que el estofado de ternera necesita un agente espesante. De hecho, muchas recetas lo omiten, no sólo la nuestra.  Mientras la sopa hierve a fuego lento, las patatas desprenden mucho almidón, creando uno de los caldos más aterciopelados que hayamos probado.

El vino añade una capa de rico y complejo sabor al guiso. Si no tienes vino de cocción a mano, el guiso estará delicioso sin él, sólo tienes que añadir más caldo de carne. Un consejo: el vino abierto se conserva durante MESES en la nevera. (Para cocinar. Para beber… eh, no tanto.) Así que sí, esa media copa de Pinot de septiembre funcionará bien.

Esta receta hace unas sobras increíbles. Y sí, ¡puedes hacerla con antelación! Cocine hasta el paso 6, luego enfríe el guiso a temperatura ambiente antes de refrigerarlo en un recipiente resellable. Antes de servir, vuelve a calentar en una olla grande a fuego medio-bajo. Si está especialmente espeso, aflójalo con un poco de caldo o agua.

Cómo conseguir que la carne guisada esté tierna rápidamente

Hace algunos años, mi suegra sirvió una cena asada realmente memorable. Hoy, cada vez que la familia se reúne, todavía intentamos decidir qué fue lo que comimos: la carne se servía ya cortada en los platos, y estaba tan gris y dura que se había vuelto inidentificable.

Leer más  Brownie fácil con cacao

El problema era que la carne se había cocinado durante tanto tiempo a una temperatura tan alta que su color, sabor y textura se habían destruido. Para ser justos, la cocinera no tuvo toda la culpa del resultado (esto era una forma normal de cocinar la carne para las amas de casa inglesas), pero fue una verdadera lástima, porque un desastre así es fácil de evitar. La clave es saber si el corte que se tiene es intrínsecamente duro o tierno y elegir el método de cocción en consecuencia.

Toda la carne -ya sea de vacuno, cerdo, cordero o pollo- se compone de músculo, tejido conjuntivo y grasa. La mayor parte de lo que se ve en un trozo de carne es el músculo blando y denso; se trata esencialmente de haces de fibras proteicas. El tejido conjuntivo es el término general que designa los ligamentos, los tendones y las membranas de colágeno que mantienen unidos los músculos. La grasa puede aparecer en capas gruesas sobre los músculos y también como un fino jaspeado entre las fibras musculares. Cuando la grasa finamente marmoleada se funde durante la cocción, aumenta la ternura y añade suculencia.

Cómo hacer que la carne de estofado esté tierna para el stroganoff

En términos generales, un estofado es un plato de carne y verduras cocinado a fuego lento en una olla cerrada. Las carnes para guisar más comunes son los cortes de vacuno más duros y menos caros que requieren una cocción cuidadosa para conseguir los mejores resultados: normalmente la falda, el pecho, la falda, el redondo y la grupa.

Leer más  Arroz negro recetas fáciles

Estos cortes de carne provienen de los músculos bien ejercitados del ganado, que aunque son duros, suelen tener mucho sabor. Si se hacen bien, el calor húmedo y la cocción lenta producen una carne tierna y sabrosa. La clave es mantener la temperatura a fuego lento, no a punto de ebullición. Nunca deje que un guiso se caliente lo suficiente como para que burbujee.

Encienda la estufa a fuego alto y coloque una olla pesada en el quemador. Vierte 2 cucharadas de aceite de canola en la olla y deja que se caliente. Dore la carne cortada en cubos por todos los lados. Este dorado, conocido como la reacción de Maillard, no sella los jugos de la carne como se cree comúnmente; sin embargo, realza el sabor al reaccionar los azúcares y las proteínas de la carne bajo las altas temperaturas.

Saque la carne dorada de la olla y apártela. Mezclar 3 cucharadas de harina o maicena con el aceite y la grasa de la carne que ha quedado en la olla. Añade unas cuantas tazas de caldo de carne o de pollo, mézclalo bien y déjalo cocer a fuego lento durante unos minutos para formar tu salsa.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.