Frijoles de la olla receta mexicana

Los frijoles son un superalimento rico en proteínas, vitaminas, antioxidantes y minerales. Estas legumbres eran un ingrediente básico utilizado por los pueblos indígenas antes y después de la colonización española de México, y siguen siendo un pilar en las mesas de hoy. Su poder de permanencia es un testimonio de su importancia en la dieta humana. Mientras que los frijoles mexicanos tradicionales se preparan en ollas de barro, esta receta puede reproducirse fácilmente en una olla pesada de acero inoxidable o, en este caso, cocinarse durante la noche en una olla de cocción lenta.

Yo dominé los “frijoles de la crockpot” cuando cocinar mis frijoles en una olla a gran altura no funcionaba. Puedes hacer estos frijoles a cualquier altitud y saldrán perfectos siempre. Ahora, para responder a algunas preguntas que me han hecho sobre cómo cocinar frijoles . . .

Honestamente, la mayoría de los frijoles funcionan muy bien en esta receta. Siempre tengo frijoles negros y peruanos en mi despensa, pero los frijoles arándanos, Anasazi y pintos son algunos de mis favoritos. Todos ellos resultan en deliciosos frijoles directamente de la olla de cocción lenta y son perfectos para transformarlos en frijoles refritos también.

Alubias negras de olla

Cocinados de esta forma tan sencilla, los frijoles tienen muchas posibilidades: para comerlos tal cual, con aderezos, como rellenos o en sopas. Para darles sabor, Lupe Romero Vidal, una cocinera casera de Hidalgo (México), utiliza hojas de aguacate frescas, que tienen un sabor delicadamente herbal pero que no están disponibles en Estados Unidos. Sin embargo, la hierba picante llamada epazote, que se encuentra en los mercados latinos y en muchas tiendas de comestibles del suroeste, también es un gran saborizante. Incluso sin ninguna de las dos, la receta seguirá siendo buena. Por supuesto, puede utilizar aceite de oliva en lugar de manteca de cerdo, pero no es tan tradicional (y la manteca de cerdo es deliciosa).

Leer más  Cena romantica para dos

Receta de frijoles refritos

Los usos de los frijoles en la cocina mexicana son inmensos. Aunque los puedes comprar ya hechos, si los haces en casa tienen un sabor mucho más agradable y le darás a tu cocina un olor irresistible. Puedes hacer una gran cantidad de ellos y refrigerar una tanda que debería durar en la nevera unos 4 o 5 días. Puedes congelar otra tanda que te durará meses.

2. No es necesario ponerlos en remojo la noche anterior a la cocción.  Sí, eso ayuda a reducir el tiempo de cocción, pero no es necesario.  Si los remojas, no lo hagas más de 12 a 14 horas, porque pueden empezar a fermentar y terminarás con un plato de sabor chino en lugar de mexicano.

A mí me gusta hacerlos con frijoles negros, tradicionales en el sur de México, con frijoles peruanos, que son más usados en la parte central de México, o con frijoles pintos que son más habituales en el norte. Estos últimos tienen un tacto más cremoso y un sabor más sutil.

Muchos cocineros en las cocinas mexicanas los hacen en ollas a presión, ya que acortan el tiempo casi a la mitad, pero a mí me dan un poco de asco, ¡ya he visto explotar una de más! Además, la cocción de los frijoles sólo requiere que estés en casa durante cierto tiempo, no necesitas hacer nada más que asomarte de vez en cuando para asegurarte de que todavía hay suficiente líquido.

Frijoles mexicanos

Verán, en mi familia, como cualquier otra familia en México, tenían una olla especial para cocinar frijoles y un sartén especial para cocinar frijoles refritos, la de mi mamá duró más de 30 años, era una olla de aluminio, pero hace muy poco me compré una olla de barro y empecé a cocinar mis frijoles en ella y entiendo totalmente lo que dice la gente, así que si tienen la oportunidad de conseguir una olla de barro, ¡háganlo! Me agradecerás este consejo, ¡ya verás!

Leer más  Carne deshebrada para tacos

Ok, ahora hablando de esta receta, ¡sí! Es una receta muy básica, pero hay gente que a veces se equivoca y yo me incluyo en ese grupo, porque no fue hasta hace dos años que aprendí a cocer las alubias correctamente, a veces ponía demasiada agua o muy poca sal, así que no te sientas mal si tú también eres una de esas personas.

Poner las alubias en remojo en abundante agua durante 2 horas, una vez que lleven un tiempo en remojo, las alubias absorberán la mayor parte del agua. Deshazte de parte del agua y colócalas en una cazuela de hierro fundido y añade agua hasta cubrir las alubias, más un poco más. Añade la cebolla y el ajo pelados.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.