Cómo hacer que la salsa de tomate sea menos ácida

Calienta 1 taza de salsa con 1/4 de cucharadita de bicarbonato (el bicarbonato neutraliza la acidez). Pruebe la salsa y añada pequeñas cantidades de bicarbonato para ver si suaviza la acidez. Si aún queda un poco de acidez, añada una cucharadita de mantequilla y deje que se derrita hasta que esté cremosa. Por lo general, esto hace el trabajo.

Si el plato tiene un sabor demasiado agrio, prueba a añadir dulzor: azúcar, miel (¡es saludable!), nata o incluso cebollas caramelizadas. También puedes diluir el plato (igual que harías con un plato con demasiada sal). Como último recurso, añade una pizca de bicarbonato de sodio para que el plato sea más alcalino.

La razón para espolvorear una pizca de azúcar en una cacerola de tomates a fuego lento es sencilla: el azúcar reduce la acidez de los tomates y crea una salsa más equilibrada. Los niveles exactos de acidez de los tomates pueden variar bastante dependiendo de si son frescos o enlatados, de la variedad de tomate y de la época del año.

Añadir algo dulce (como una pizca de azúcar) o ácido (como un chorrito de zumo de cítricos o vinagre) puede restarle importancia al sabor salado. Si se trata de una sopa o un guiso, puedes intentar neutralizar el sabor añadiendo agua o caldo sin sal, pero ten en cuenta que esto también puede afectar a la consistencia del plato.

Leer más  Arroz con leche seco

Salsa demasiado dulce

¿Cuál es la solución para la salsa de tomate amarga? Hicimos toneladas de salsa de espagueti de tomate fresco para el congelador. Estaba muy amarga. El azúcar no ayudó. Una cocción más larga la empeoró. ¿Podemos hacer algo al servirla?

Si ninguna de las dos cosas ayuda, tira la salsa.    No te sometas a un año de comida decepcionante. Anótelo como una experiencia de aprendizaje. El año que viene busca frutas ricas, dulces y ácidas y no te preocupes si son del estilo de las ciruelas. Por ahora, haz buenas salsas con tomates enteros en conserva de Muir Glen, Red Gold o Hunt’s. No le defraudarán.

1. En una cacerola de 4 cuartos combine el ajo, la albahaca, la cebolla, la sal, la pimienta y el aceite. Caliente a fuego medio-alto 1 minuto, no más. Añada los tomates, rompiéndolos al entrar en la cacerola. Llevar a un burbujeo vivo, sin tapar, y cocinar 30 minutos con una tapa, o hasta que espese y la salsa se reduzca a la mitad. Remover a menudo, vigilando que no se pegue o se chamusque.

[Divulgación: Esta receta se creó en una época en la que The Splendid Table no tenía ninguna relación comercial con ninguna empresa de tomates en conserva. En julio de 2014, estuvimos encantados de dar la bienvenida a Muir Glen como suscriptor de nuestro programa].

Solución a la comida demasiado amarga

¿Cuál es la solución para una salsa de tomate amarga? Hicimos toneladas de salsa de espagueti de tomate fresco para el congelador. Estaba muy amarga. El azúcar no ayudó. Una cocción más larga la empeoró. ¿Podemos hacer algo al servirla? Zoe y Phil* * *Queridos Zoe y Phil,Publicidad

Leer más  Aceite de ajonjoli walmart

Oh, lo siento por ustedes dos. No hay una cura 100 por ciento garantizada, pero usa un poco de la salsa para experimentar con estas tácticas de emergencia. Calienta una taza de salsa con un cuarto de cucharadita de bicarbonato de sodio. El bicarbonato neutraliza la acidez. Prueba la salsa y añade pequeñas cantidades de bicarbonato para ver si suaviza la acidez. Si aún queda un poco de acidez, se añade una cucharadita de mantequilla, dejando que se derrita hasta que esté cremosa. Por lo general, esto hace el trabajo. Si ninguna de las dos cosas ayuda, tira la salsa. No te sometas a un año de decepciones gastronómicas. Anótelo como una experiencia de aprendizaje. El año que viene busque frutas ricas y dulces y no se preocupe si son del estilo de las ciruelas. Por ahora, haz buenas salsas con tomates enteros en lata de Muir Glen, Red Gold o Hunt’s. No te defraudarán. Puedo ofrecer algo de consuelo con esta fácil salsa para pasta. Se congela bien. Don Giovanni era un cura de pueblo al que le encantaba la pasta.Publicidad

Salsa de tomate sabor amargo

Si hay algo que preparo mucho para cenar, son los espaguetis. Y voy a ser honesto, a veces eso significa cocinar un poco de carne molida, verter un frasco de salsa para pasta comprada en la tienda, y hervir algunos fideos. No se puede superar la fácil simplicidad de esa comida.

Por supuesto, tengo una familia de fanáticos de los espaguetis. Podría hacer espaguetis para cenar seis noches seguidas y a la séptima preguntarles a todos qué quieren para cenar, y sin falta creo que los cuatro responderían “espaguetis”.

Leer más  Como cortar un pollo para el horno

Lo cual es genial para las noches en las que hago espaguetis. Es un poco molesto los días en los que quiero que me ayuden a pensar en ideas para el plan de comidas de esa semana y toda la ayuda que recibo es “espaguetis”. Sí, lo sé, siempre quieres espaguetis. Todos vosotros. Siempre.

Siempre cocino esta salsa de espaguetis a fuego lento con la tapa puesta. No creo que sea necesario espesarla en absoluto, nos gusta la consistencia tal y como está. Sin embargo, si la quieres más espesa, puedes cocerla a fuego lento con la tapa quitada, lo que reducirá un poco el líquido y hará que la salsa sea más espesa.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.