Albóndigas con harina

Las albóndigas son fáciles y divertidas de hacer desde cero. Esta receta es muy sencilla y utiliza sólo unos pocos ingredientes para crear las clásicas albóndigas caseras. Son perfectas para todas tus recetas favoritas, como los espaguetis con albóndigas, los sándwiches, las sopas y los aperitivos del día de partido.

En una albóndiga básica, el huevo y el pan rallado actúan como un aglutinante que mantiene unida la carne picada. La cebolla, la sal y la pimienta añaden el sabor justo, por lo que pueden utilizarse en una gran variedad de platos. También puedes añadir otras hierbas y condimentos o utilizar diferentes tipos de carne picada. Para evitar que las albóndigas queden duras y chiclosas, no hay que mezclar demasiado la carne, ni empaquetar las albóndigas demasiado apretadas, ni utilizar carne demasiado magra.

Lo mejor es que estas albóndigas se congelan perfectamente después de hornearlas. Pueden sustituir a las albóndigas congeladas compradas en la tienda en cualquier receta y ahorrarle dinero a tu familia. Haz tantas tandas como quieras ampliando la receta, y luego tenlas a mano en el congelador para preparar la comida fácilmente en cualquier momento.

“Estas albóndigas eran fáciles de preparar, tenían un gran sabor y utilizaban ingredientes básicos que mucha gente tiene a mano. Las disfrutamos con salsa de pasta sobre espaguetis. Estarían muy bien en salsa agridulce o barbacoa como aperitivo o plato principal, o en salsa marinera para sándwiches.” -Diana Rattray

Albóndigas italianas

Puedes considerar un enfoque diferente: no las frías. En lugar de eso, échalas (con cuidado) en una olla con salsa hirviendo. Salen perfectamente uniformes, muy tiernas y más sabrosas que al freírlas. Normalmente, la salsa de la que hablamos es una salsa dulce a base de tomate, pero puede ser cualquier cosa que sea razonablemente espesa (para que las albóndigas no se caigan directamente al fondo).

Leer más  Alita de pollo al horno

Esto suena contradictorio para mucha gente: se podría pensar que es más probable que se deshaga de esta manera, pero en la práctica se cuaja casi inmediatamente porque está suspendida y tiene una distribución del calor mucho más uniforme. Al freír, todo el calor procede de la parte inferior; es la combinación de presión y peso (gravedad) lo que hace que se deshaga.

Tal vez usted quiera la textura más áspera y dorada de las albóndigas fritas en la sartén, y eso está bien; pero pensé en mencionarlo de todos modos porque recuerdo claramente a docenas de invitados que han venido a la casa de la familia (esta es una receta familiar, después de todo) preguntando “¿cómo son capaces de hacer las albóndigas así?” Así que si tienes la oportunidad, pruébalo; puede que te sorprendas gratamente.

Albóndigas de harina en lugar de pan rallado

Si buscas un plato de espaguetis con albóndigas súper sencillo y reconfortante, has llegado al lugar adecuado. Y si te sientes aventurero, también es un buen punto de partida para tu propia versión de este plato clásico.  Para una cena más rápida, puedes usar salsa marinera de bote. O, si tienes algo de tiempo, nos encanta esta sencilla salsa para espaguetis inspirada en Marcella Hazan. No dudes en probar tus hierbas y especias favoritas, probando sobre la marcha.  Tenemos montones de recetas, desde las albóndigas Tex-Mex con queso hasta las albóndigas con Harissa picante; no tengas miedo de experimentar con tus mezclas, hay tantas combinaciones de sabores deliciosos para las albóndigas esperando a que las descubras. Sea cual sea el sabor que les des, asegúrate de no llenar la sartén mientras las fríes. Si es necesario, fríe en tandas, para que cada albóndiga tenga la oportunidad de formar una deliciosa corteza dorada. Háganos saber cómo le fue en la sección de comentarios más abajo.

Leer más  Arroz con pollo guisado

Receta de albóndigas

La fritura en la sartén y el horneado son algunas de las formas más comunes de cocinar albóndigas, ya sean de carne picada, de pollo, de cerdo o una combinación de carnes. Sea cual sea la carne que se utilice, la mayoría de las albóndigas se preparan de forma similar.

Cuando se hacen albóndigas, la carne se combina con pan rallado y huevos para ligar y se sazona generosamente con especias y hierbas para realzar el sabor. Aunque la sartén es la forma más rápida de cocinar las albóndigas, hornearlas es sencillo y puede ahorrarle algunas calorías.

Para que las albóndigas sean equilibradas, deberá utilizar aproximadamente media taza de pan rallado y un huevo por cada libra de carne picada. Añade también una cucharadita de sal por libra y unas pizcas de hierbas frescas, a tu gusto.

También puedes añadir un puñado de queso parmesano, pero en ese caso deberás reducir la cantidad de sal, sobre todo si estás vigilando tu consumo de sodio. La Asociación Americana del Corazón recomienda un consumo diario de no más de 2.300 miligramos.

Las albóndigas pueden cocinarse de diversas maneras, pero en la tradición italiana suelen hacerse a la sartén. Si piensa añadir las albóndigas a una salsa, puede dorarlas rápidamente en una sartén untada con aceite a fuego alto, y luego añadirlas a una salsa que esté hirviendo a fuego lento para terminar la cocción.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.