Albóndigas al estilo americano

Puedes considerar un enfoque diferente: no las frías. En su lugar, échalas (con cuidado) en una olla con salsa hirviendo. Salen perfectamente uniformes, muy tiernas y más sabrosas que al freírlas. Normalmente, la salsa de la que hablamos es una salsa dulce a base de tomate, pero puede ser cualquier cosa que sea razonablemente espesa (para que las albóndigas no se caigan directamente al fondo).

Esto suena contradictorio para mucha gente: se podría pensar que es más probable que se deshaga de esta manera, pero en la práctica se cuaja casi inmediatamente porque está suspendida y tiene una distribución del calor mucho más uniforme. Al freír, todo el calor procede de la parte inferior; es la combinación de presión y peso (gravedad) lo que hace que se deshaga.

Tal vez quieras la textura más áspera y dorada de las albóndigas fritas en la sartén, y eso está bien; pero pensé en mencionarlo de todos modos porque recuerdo claramente a docenas de invitados que han venido a la casa de la familia (después de todo, esta es una receta familiar) preguntando “¿cómo eres capaz de hacer las albóndigas así?”. Así que si tienes la oportunidad, pruébalo; puede que te sorprendas gratamente.

Albóndigas sin huevo

Durante varias semanas me dediqué a tratar de averiguar cómo hacer las mejores albóndigas al estilo italoamericano. A mitad de camino, mi entonces novia (ahora esposa) Kate probó una tanda, me miró y dijo: “Cariño, lo has conseguido”.

Estaba persiguiendo una imagen que tenía en mi mente de lo que sería la albóndiga perfecta, y no iba a dejar de hacerlo hasta que lo consiguiera. Lo que imaginaba era una albóndiga lo suficientemente grande como para que pareciese fuerte, pero tan ligera y tierna que una cuchara pudiese deslizarse a través de ella sin apenas resistencia; un flotador, no un plomo, como dijo Ed un día en la oficina. En muchos sentidos, me imaginaba la versión en albóndigas de una bola de matzá, sin peso y con jugos cuando la cortabas.

Leer más  Arroz con leche con azucar quemada

Entonces, una noche de vacaciones, solo en casa tras un largo día de pruebas, me senté con un bol de albóndigas en salsa roja de ese día. Introduje mi cuchara en una, sacando un trozo con facilidad. La humedad cubrió la superficie expuesta. Le di un mordisco y mis ojos se llenaron de lágrimas de grasa de vaca y cerdo. Así es como lo hice.

Receta de albóndigas

¿Lo que diferencia a esta receta de albóndigas de otras? Empapar el pan de molde con cebolla rallada. El pan se hincha al cocinarse, lo que hace que estas albóndigas sean extra suaves y jugosas. Además, añade un sabor extra sin necesidad de freír la cebolla por separado.

“¡Su receta de albóndigas es la misma que la de mi Nonna italiana! Me encanta la idea de mojar el pan en el jugo de la cebolla en lugar de la leche….. Las haré así a partir de ahora (¡no se lo diré a la Nonna!)” – Dan, 20 julio, 2018

1. Pan empapado = meatalls blandos. El pan empapado en algún tipo de líquido se hincha cuando se cocina, creando pequeñas bolsas de aire que hacen que las albóndigas sean extra suaves. Funciona mucho mejor que el pan rallado ordinario, que en realidad tiene la tendencia a hacer albóndigas pequeñas y duras (aunque el pan rallado panko está bien), y los italianos han estado haciendo esto durante años.

A menudo he deseado que alguien invente un dispositivo compacto para hacer albóndigas. Tengo visiones de un artilugio tipo bomba de bicicleta en el que se introduce la carne en un extremo y salen albóndigas perfectamente formadas por el otro.

Leer más  Albóndigas con chipotle y espagueti

Albóndigas sin pan rallado

Si buscas un plato de espaguetis con albóndigas súper sencillo, reconfortante y sin complicaciones, has llegado al lugar adecuado. Y si te sientes aventurero, también es un buen punto de partida para tu propia versión de este plato clásico.  Para una cena más rápida, puedes usar salsa marinera de bote. O, si tienes algo de tiempo, nos encanta esta sencilla salsa para espaguetis inspirada en Marcella Hazan. No dudes en probar tus hierbas y especias favoritas, probando sobre la marcha.  Tenemos montones de recetas, desde las albóndigas Tex-Mex con queso hasta las albóndigas con Harissa picante; no tengas miedo de experimentar con tus mezclas, hay muchas combinaciones de sabores deliciosos para las albóndigas esperando a que las descubras. Sea cual sea el sabor que les des, asegúrate de no llenar la sartén mientras las fríes. Si es necesario, fríe en tandas, para que cada albóndiga tenga la oportunidad de formar una deliciosa corteza dorada. Háganos saber cómo le fue en la sección de comentarios más abajo.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.