La rodilla sigue doliendo después de la artroscopia

El objetivo principal en el tratamiento de una infección tras la reconstrucción de los ligamentos es la protección de la superficie articular (16). Se ha demostrado que el desbridamiento artroscópico con sinovectomía extensa mediante portales accesorios disminuye la carga bacteriana en la articulación (7). Aunque algunos autores han defendido la retirada del injerto y su reimplantación temprana, la mayoría de los cirujanos prefieren salvar el injerto si es posible (13, 17). En su revisión sistemática, Mouzopoulos et al. (12) sugirieron un protocolo de tratamiento tras la reconstrucción de los ligamentos. El injerto debe retirarse sólo si es inestable, si está impregnado de exudados purulentos espesos o si los cultivos han mostrado S. aureus y el tratamiento antibiótico se ha retrasado considerablemente. La terapia antibiótica intravenosa empírica debe ser amplia. Se debe realizar una sinovectomía artroscópica completa con 10 a 15 L de líquido y se deben abrir las heridas accesorias si son sospechosas. Si hay exudado en el injerto, debe retirarse. Recomiendan dejar las heridas abiertas y utilizar drenajes de irrigación continua si se considera necesario. Debe repetirse la artroscopia cada 2 ó 3 días según sea necesario. La terapia antibiótica parenteral debe reducirse según los resultados de los cultivos y continuarse durante 6 semanas. Los antibióticos orales deben seguir durante otro mes. Con un tratamiento cuidadoso, el injerto puede conservarse y el paciente puede esperar un buen resultado (18).

Complicaciones de la cirugía de menisco

Descargo de responsabilidad del contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza depositada por cualquier usuario en los materiales contenidos en este sitio web.

Leer más  Como curar una rotura fibrilar

El éxito de la cirugía artroscópica de rodilla

La cirugía artroscópica de rodilla es una técnica mínimamente invasiva para reparar el ligamento o el menisco de la rodilla. Este procedimiento tan avanzado tiene una tasa de éxito superior al 90%. La artroscopia implica el uso de incisiones más pequeñas y herramientas especializadas para realizar las reparaciones.

La cirugía artroscópica de la rodilla es un procedimiento seguro, sin embargo, existen algunos riesgos asociados a ella. Cuando un cirujano ortopédico considera la posibilidad de recomendar la cirugía artroscópica de rodilla, suele sopesar los beneficios y los riesgos en función de cada caso.

La artroscopia reduce el riesgo de infección debido a las pequeñas incisiones necesarias para el paso del artroscopio. El riesgo de infección de la cirugía artroscópica de rodilla es muy pequeño, y oscila entre el 0,009 y el 0,4 por ciento. Una complicación postoperatoria más grave es una infección profunda en la articulación. Este tipo de infección tiene una tasa de incidencia aún menor que las infecciones superficiales.

El cirujano ortopédico realiza tres pequeñas incisiones alrededor de la parte delantera de la rodilla para realizar la artroscopia. Aunque existe el riesgo de que se produzcan daños en los nervios a causa de la intervención, el abordaje anterior lo reduce en gran medida, ya que los principales nervios y vasos sanguíneos se encuentran en la parte posterior de la rodilla. Pueden producirse daños en los nervios durante la sutura del menisco, por lo que es importante elegir un cirujano con amplia experiencia en la realización de artroscopias.

Complicaciones a largo plazo de la cirugía artroscópica de rodilla

Es posible que la artroscopia de rodilla no mejore el dolor y la rigidez de la rodilla si ya se tiene artrosis. Por eso no suele recomendarse a las personas que sólo tienen dolor de artrosis. Pero se le puede ofrecer una artroscopia si:

Leer más  Como sacar liquido de la rodilla

Su cirujano utilizará un artroscopio (un tubo metálico fino que contiene una cámara) y pequeños instrumentos quirúrgicos durante la operación de rodilla. Las imágenes se muestran en una pantalla. Su cirujano o médico puede guardar estas imágenes para mostrarle lo que le ocurre a su rodilla después de la operación.

Antes de la artroscopia de rodilla, se reunirá con el cirujano para hablar de su operación. Esta puede ser diferente a la descrita aquí porque su operación se diseñará para satisfacer sus necesidades individuales. Su cirujano le explicará cómo puede prepararse para la operación con antelación.

Si fuma, se le pedirá que deje de hacerlo. Fumar aumenta la probabilidad de contraer una infección después de la operación, lo que puede retrasar su recuperación. También puede hacer que la operación tenga menos posibilidades de funcionar y que se produzcan complicaciones.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.