Infección de la bursa

Suele ocurrir lo siguiente. De repente notas que tu rodilla está hinchada, quizás de forma alarmante. También puede estar sensible, enrojecida y rígida al moverla. Es bastante desagradable. Y con un aspecto bastante desagradable. Y ahora quieres saber qué está pasando, por qué y -lo más importante- cómo tratarlo.

A menos que experimente bursitis, es posible que ni siquiera sepa que tiene unas cosas llamadas bursas (o bursas, según el diccionario). Las bursas son finos “sacos” que se sitúan entre los tejidos, los huesos y las articulaciones del cuerpo. Las tienes en lugares como las caderas, los hombros, los codos, los tobillos y, por supuesto, las rodillas. Su función es proteger el hueso y los tejidos y reducir la fricción.

La bursitis es lo que ocurre cuando uno de esos sacos se irrita. En respuesta, se llena de líquido, lo que hace que el saco se hinche y se inflame. Podría describirse como una especie de mecanismo de defensa contra los traumatismos, que proporciona una amortiguación adicional para proteger el tejido o el hueso subyacente.

La razón más común de la bursitis es, con mucho, una lesión en la zona que rodea estos sacos, a menudo debida a un movimiento repetitivo. Por tanto, cualquier persona que se arrodille mucho, especialmente sobre una superficie dura -es decir, los alicatadores, los colocadores de alfombras o los jardineros- será más vulnerable. Tradicionalmente, esta afección se conocía, y a menudo se sigue conociendo, como la rodilla de la criada o la rodilla del clérigo, debido a la repetición del arrodillamiento (sanitario o espiritual) que puede provocarla.

Ejercicios de bursitis de rodilla

La bursitis de la rótula suele estar causada por la presión que se ejerce sobre las rodillas al arrodillarse constantemente, por afecciones como la gota y la artritis reumatoide, por un golpe directo en la rótula al practicar deportes como el baloncesto, el fútbol y la lucha libre, o por una infección.

Leer más  Boca de una persona con vih

El diagnóstico se realiza revisando su historial médico y realizando un examen físico completo. Se puede extraer líquido de la bursa para analizarlo en el laboratorio. El médico puede solicitar estudios de imagen, como radiografías, resonancias magnéticas y tomografías computarizadas para descartar otras causas.

La bursitis de la rótula puede tratarse eficazmente con una terapia conservadora en la que el médico aconseja suficiente reposo, el uso de bolsas de hielo y la elevación de la pierna afectada para reducir la inflamación. También pueden recetarse antiinflamatorios para aliviar el dolor y la hinchazón, y antibióticos para las infecciones. A veces se puede aspirar la bursa con una aguja fina para eliminar el líquido y reducir la hinchazón, o se pueden inyectar corticosteroides en la región de la bursa inflamada para aliviar el dolor. La cirugía sólo se realiza cuando el tratamiento conservador no es efectivo, lo que implica la extirpación quirúrgica de la bursa.

Bursitis infrapatelar

in Rodilla, OrtopediaDecember 20, 2019 Tagged With: Bursitis, Rodilla, Bursitis de rodilla, Tratamiento del dolor de rodilla cerca de mí, Ortopedia, The Bone & Joint Center La bursitis es la inflamación de uno o más de los pequeños sacos llenos de líquido llamados bursas en una articulación. La inflamación puede causar dolor y otros síntomas.

El propósito de las bursas es proporcionar amortiguación alrededor de los huesos, tendones, músculos y piel cerca de las articulaciones. Cuando se inflaman, pueden causar dolor y limitar la movilidad de la articulación. La bursitis suele estar causada por una lesión, un uso excesivo o repetitivo de la articulación o una infección articular.

El cuerpo tiene aproximadamente 150 bursas, y cualquiera de ellas puede verse afectada por la bursitis, pero ocurre con mayor frecuencia en los codos, hombros, tobillos, rodillas y caderas. La bursitis de rodilla suele afectar a la rótula o a la parte interna de la articulación de la rodilla.

Leer más  Chicas con bubis grandes

La bursitis de rodilla suele producirse por arrodillarse en exceso sobre superficies duras. Los síntomas suelen empezar gradualmente y pueden empeorar con el tiempo. Un golpe fuerte en la rodilla puede hacer que los síntomas de la bursitis aparezcan de repente, pero esto es menos frecuente.

Bursitis suprapatelar

Suele ocurrir así. De repente notas que tu rodilla está hinchada, quizás de forma alarmante. También puede estar sensible, enrojecida y rígida al moverla. Es bastante desagradable. Y de aspecto bastante desagradable. Y ahora quieres saber qué está pasando, por qué y -lo más importante- cómo tratarlo.

A menos que experimente bursitis, es posible que ni siquiera sepa que tiene unas cosas llamadas bursas (o bursas, según el diccionario). Las bursas son finos “sacos” que se sitúan entre los tejidos, los huesos y las articulaciones del cuerpo. Las tienes en lugares como las caderas, los hombros, los codos, los tobillos y, por supuesto, las rodillas. Su función es proteger el hueso y los tejidos y reducir la fricción.

La bursitis es lo que ocurre cuando uno de esos sacos se irrita. En respuesta, se llena de líquido, lo que hace que el saco se hinche y se inflame. Podría describirse como una especie de mecanismo de defensa contra los traumatismos, que proporciona una amortiguación adicional para proteger el tejido o el hueso subyacente.

La razón más común de la bursitis es, con mucho, una lesión en la zona que rodea estos sacos, a menudo debida a un movimiento repetitivo. Por tanto, cualquier persona que se arrodille mucho, especialmente sobre una superficie dura -es decir, los alicatadores, los colocadores de alfombras o los jardineros- será más vulnerable. Tradicionalmente, esta afección se conocía, y a menudo se sigue conociendo, como la rodilla de la criada o la rodilla del clérigo, debido a la repetición del arrodillamiento (sanitario o espiritual) que puede provocarla.

Leer más  Acido hialuronico para rodilla

Relacionados

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.