Cómo se llama el estudio de las vacunas

Las infecciones Omicron parecen tener títulos máximos de ARN viral más bajos y una fase de eliminación más corta que las infecciones Delta: la mayoría de los individuos dejan de ser infecciosos después de seis días, según un pequeño estudio realizado en Japón. Además, los individuos vacunados con infección Omicron tenían títulos de virus infecciosos comparables a los de los infectados Delta. Estos resultados, aún no revisados por expertos, sugieren que otros mecanismos contribuyen a la mayor infectividad de Omicron.

El primer análisis estructural de la Spike de Omicron a nivel molecular muestra que la fuerza de unión global al receptor ACE2 es comparable a la de Delta, pero la escisión de la proteína Spike y la replicación viral parecen estar potenciadas por la mutación S:655Y, presente en Omicron y Gamma.

Tres estudios publicados en Cell confirman que Omicron evade fuertemente los anticuerpos neutralizantes, pero que una dosis de refuerzo rescata la neutralización al aumentar la magnitud y la amplitud de la respuesta de los anticuerpos.

De hecho, los refuerzos de ARNm disminuyeron en un 50% el riesgo de infección por Omicron en comparación con dos dosis, y en un 66% el riesgo de infección sintomática. Los refuerzos también aumentan la eficacia de la vacuna contra la hospitalización por Omicron: hasta el 90% (en comparación con el 57% de las dos dosis) según los datos de los CDC y se mantiene por encima del 85%-90% según los últimos datos del Reino Unido.

Quién fabrica las vacunas

En la creación de una vacuna participan científicos y expertos médicos de todo el mundo, y suele requerir entre 10 y 15 años de investigación antes de que la vacuna se ponga a disposición del público en general. El primer paso de este extenso proceso implica varios años de investigación en el laboratorio, en el que los científicos e investigadores identifican un antígeno que puede prevenir una enfermedad.

Leer más  Como se saca la masa corporal de una persona

Pero ahí no acaba todo: Una vez aprobada, la FDA sigue vigilando de cerca la vacuna. Comprueba la seguridad de todo, desde los lotes de la vacuna hasta el proceso de producción y las instalaciones. La FDA también realiza un seguimiento continuo de las reacciones a las vacunas. Numerosos organismos también colaboran a nivel mundial para seguir, recopilar y analizar los datos, con el fin de garantizar que estas vacunas son, y siguen siendo, seguras para la población en general. Para obtener más información sobre la coordinación y el seguimiento de las vacunas, visite la página de los CDC titulada Por qué es importante vigilar la seguridad de las vacunas y la Oficina de Seguridad de la Inmunización.

A diferencia de otras vacunas, que suelen requerir de 10 a 15 años de investigación, desarrollo y pruebas antes de ser aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), las vacunas contra la gripe estacional se desarrollan anualmente. Aunque el antígeno cambia en la vacuna contra la gripe cada año, el proceso de fabricación sigue siendo el mismo y se basa en el seguimiento continuo del virus en todo el mundo. Los científicos pueden determinar qué virus de la gripe es más probable que circule durante la próxima temporada de gripe, y una vez identificado, pueden cambiar el antígeno pero mantener todo lo demás en la vacuna igual. Este proceso se basa en técnicas probadas a lo largo del tiempo y permite a la comunidad médica responder rápidamente para proteger al público de los cambiantes virus de la gripe. Para obtener más información, visite Los datos sobre la seguridad de las vacunas

Educación de los investigadores sobre las vacunas

visitas de atención al niño sano, deben ser extraordinariamente seguras. Las pruebas de seguridad comienzan tan pronto como se contempla una nueva vacuna, continúan hasta que se autoriza y se supervisan indefinidamente después de la autorización.

Leer más  Contractura en el cuello lado izquierdo

La Academia Americana de Pediatría (AAP) colabora estrechamente con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para hacer recomendaciones sobre el uso de las vacunas.En la última década, se han planteado preguntas sobre la relación entre el autismo y las vacunas. Además de las preocupaciones generales sobre la seguridad, los padres se han preguntado sobre:Se han realizado investigaciones sobre todos estos temas, y los estudios siguen encontrando que las vacunas son una forma segura y eficaz de prevenir enfermedades graves. Este artículo enumera esos estudios y proporciona enlaces a las publicaciones para que los padres -y todos los que administran o recomiendan vacunas- puedan leer las pruebas por sí mismos. Estos estudios no muestran ninguna relación entre el autismo y la vacuna triple vírica y el timerosal,

Clayton E, et al. Instituto de Medicina. Academia Nacional de Ciencias. 2011El Instituto de Medicina estudió la relación entre 8 tipos de vacunas (vacunas contra la varicela zoster; vacunas contra la gripe; vacunas contra la hepatitis B; vacunas contra el virus del papiloma humano; vacunas contra el sarampión, las paperas y la rubéola, vacunas contra la hepatitis A, vacunas contra el meningococo y vacunas que contienen tétanos que no incluyen el componente de la tos ferina de células enteras [ninguna vacuna estadounidense contiene actualmente el componente de la tos ferina de células enteras]) y los acontecimientos adversos. Los autores encontraron pruebas para aceptar algunas relaciones causales entre las vacunas y los efectos adversos (como la vacuna contra la varicela y la infección por varicela, o la anafilaxia [reacción alérgica grave] y la vacuna contra el VPH. También encontraron pruebas para rechazar una relación causal entre la vacuna triple vírica y el autismo, la vacuna triple vírica y la diabetes de tipo I, y la vacuna DTPa y la diabetes de tipo I.Recibir la vacuna a tiempo durante el primer año no afecta negativamente a los resultados neuropsicológicosSmith M y Woods C,

Leer más  Bultos en el cuello por estrés

Investigadora de vacunas

No sería la última vez que experimentara un aumento repentino de la demanda de sus conocimientos sobre los mecanismos de replicación del coronavirus y las respuestas inmunitarias del huésped. “Estaba en el lugar adecuado en el momento adecuado”, dice.

A medida que las vacunas pasan de la investigación preclínica a los ensayos clínicos y a la producción comercial, se necesitan lotes cada vez más grandes. A medida que avanza esta escala, los ingenieros de procesos deben desarrollar métodos rentables que aumenten la producción y minimicen los residuos, al tiempo que garantizan la calidad y la consistencia. Hasta principios de este año, Kis había trabajado en el Future Vaccine Manufacturing Research Hub del Imperial College de Londres, investigando cómo mejorar la producción y distribución de vacunas en los países en desarrollo. En septiembre se trasladó a Sheffield para crear un grupo centrado en la producción de vacunas basadas en el ARN, combinando procesos físicos automatizados con la modelización informática.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.