Tiempo de recuperación de la rotura de menisco sin cirugía

La usuaria del foro Cupcakesrun escribe: Tuve una rotura de menisco medial, confirmada por una resonancia magnética, hace unos dos meses. El dolor desapareció en una semana y el médico dijo que no era necesaria la cirugía. Estaba entrenando para una maratón y era una ávida corredora antes de la lesión.

Me encantaría volver a correr, pero he estado experimentando molestias leves -no dolorosas- con ciertas actividades, como una clase de spinning intensa. No estoy segura de si es seguro intentar correr, sólo dos meses después. Tampoco sé si alguna vez podré correr sin dolor, y cuál es la posibilidad de volver a lesionarla/desgarrarla corriendo.

Es difícil responder a esta pregunta sin conocer los datos básicos de tu historia, como la edad, el sexo y las circunstancias de tu problema de rodilla. Los desgarros de menisco pueden producirse por un traumatismo, por daños en la práctica de deportes o por el desgaste causado por el envejecimiento. Sin embargo, intentaré responder a sus preguntas a grandes rasgos.

El menisco es una pieza de cartílago con forma de media luna que se encuentra dentro de la articulación de la rodilla, entre los extremos del fémur (el hueso de la pierna por encima de la rodilla) y la tibia (el hueso por debajo). Hay uno en el lado lateral -o exterior- de la rodilla y otro en el lado medial, o interior. En mi experiencia, el lado medial es el que más frecuentemente se ve afectado en una lesión, y encaja con el hallazgo de tu resonancia magnética.

Leer más  Anemia porque se produce

Tratamiento conservador de la rotura de menisco

El menisco es un amortiguador en forma de media luna situado en la articulación de la rodilla entre los huesos de la tibia y el fémur. Es crucial para la salud y la función de la rodilla. Proporciona estabilidad a la articulación y distribuye las fuerzas de compresión del fémur en una zona más amplia de la tibia.

En esencia, los meniscos “rellenan el hueco” entre el hueso del fémur y el de la tibia. El hueso del fémur es curvo, mientras que el de la tibia es plano; los meniscos proporcionan estabilidad a la articulación creando una especie de “copa” en la que se asienta el fémur. En pocas palabras, los meniscos amortiguan la rodilla.

El primer paso para diagnosticar una rotura de menisco es hablar de la historia de la lesión y de lo que estaba haciendo cuando empezó el dolor. Si su médico sospecha que se trata de una lesión de menisco, le realizará una exploración física para determinar la causa de sus síntomas. Durante la exploración física, el médico realizará una prueba denominada maniobra de McMurray, que consiste en aplicar presión y mover la rodilla de recta a doblada y a recta de nuevo para determinar qué posiciones causan dolor o enganche.

Terapia de menisco

El menisco es la almohadilla de cartílago que amortigua los extremos de los huesos del muslo y la espinilla en la rodilla. Una rotura de menisco suele producirse cuando la rodilla se tuerce mientras se ejerce el peso sobre ella, y se trata de un tipo de lesión deportiva muy común entre los jugadores de baloncesto y fútbol. Hay algunos casos en los que las roturas de menisco pueden tratarse sin cirugía. Sin embargo, la mejor manera de saber si su lesión puede curarse sin cirugía es someterse a un proceso de evaluación exhaustivo. Este proceso suele implicar una visita a un ortopedista autorizado, y hay tres pasos básicos que el proceso de evaluación suele incluir.

Leer más  18 de grasa corporal

Uno de los primeros pasos de la evaluación es determinar el grado de dolor que siente. Este paso suele implicar que el médico le haga varias preguntas. Por ejemplo, puede preguntarle qué estaba haciendo cuando se produjo la lesión. El médico también puede preguntar si determinados movimientos provocan un aumento del dolor o si sientes dolor cuando la rodilla está en reposo. También es posible que el médico le mueva la rodilla de determinadas maneras, y es probable que le pida que clasifique el dolor que esto le provoca de menor a mayor. Si el médico determina que su dolor es bastante bajo, tendrá más posibilidades de superar el tratamiento de la rotura de menisco sin necesidad de cirugía.

Tratamiento de la rotura de menisco

El menisco es una pieza en forma de C de cartílago resistente y gomoso que actúa como amortiguador de las rodillas y las articulaciones. Una rotura de menisco es una lesión increíblemente común que se hace más frecuente a medida que envejecemos. Nuestro cartílago se desgasta por el desgaste de los años.

Otra población común que sufre desgarros de menisco son los atletas. Seguro que alguno de tus deportistas favoritos se ha perdido algún partido -o incluso una temporada entera- por una rotura de menisco. Al igual que un amortiguador en un coche, el mantenimiento y la reparación forman parte del ciclo de vida. Aproximadamente un millón de pacientes se someten a una intervención quirúrgica cada año sólo en Estados Unidos para reparar su menisco.

La cirugía debe ser siempre el último recurso para tratar un menisco roto. Recientemente se realizó un estudio con pacientes en el que un grupo se sometió a la cirugía de menisco y el otro grupo sólo se sometió a dos pequeñas incisiones en la rodilla. No hubo ninguna diferencia discernible entre los dos grupos. En otras palabras, el grupo que no se sometió a la cirugía tuvo las mismas posibilidades de sentirse curado que el grupo que sí recibió la cirugía.

Leer más  Como hacer twerk facil

Relacionados

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.