La neumonía deambulatoria

es una infección que hace que los sacos de aire de uno o ambos pulmones se llenen de líquido o pus. Cada año, más de 250.000 estadounidenses son hospitalizados con neumonía, y unos 50.000 mueren a causa de esta enfermedad.Los signos y síntomas de la neumonía pueden variar según el tipo y la gravedad, pero suelen incluir:  Hay muchos tipos diferentes de neumonía, y la mayoría de ellos pueden ser contagiosos. Esto es lo que hay que saber sobre los tipos de neumonía, cómo se contagian y cómo protegerse.

¿Qué tipos de neumonía son contagiosos?  La neumonía es contagiosa cuando está causada por patógenos infecciosos, como bacterias o virus. Este es el caso de la mayoría de los tipos de neumonía, entre ellos:  Si tiene una neumonía bacteriana, seguirá siendo contagiosa hasta que lleve

de 24 a 48 horas. Si tienes una neumonía vírica, serás contagioso hasta que remitan los síntomas.  Sin embargo, la neumonía no es contagiosa cuando está causada por una sustancia extraña, como cuando la comida, la bebida o la saliva entran en los pulmones y provocan una inflamación. Esto se denomina neumonía por aspiración, que representa entre el 5% y el 15% de los casos de neumonía adquiridos fuera de los centros sanitarios.    Los factores de riesgo de la neumonía por aspiración incluyen cualquier cosa que pueda dificultar la deglución, como:

Muertes por neumonía en todo el mundo

Las bacterias que causan la neumonía pueden pasar de los pulmones al torrente sanguíneo y presentar una complicación grave y peligrosa de esta infección, que por lo demás es tratable. Hasta hace poco, se desconocía cómo las bacterias pasaban de los pulmones al torrente sanguíneo. Pero una nueva investigación del doctor Alan Hauser, profesor de Microbiología-Inmunología y Medicina-Enfermedades Infecciosas de Northwestern Medicine, ha identificado el papel de una toxina en este proceso.

Leer más  Calambre en brazo izquierdo

El Dr. Hauser y su equipo de científicos utilizaron un modelo de ratón de neumonía por pseudomonas aeruginosa (PA) para estudiar cómo la bacteria de la neumonía introduce una toxina llamada ExoS en las células circundantes de los pulmones. En particular, el equipo pudo identificar las células infectadas con ExoS mediante una novedosa técnica de obtención de imágenes del Centro de Microscopía Avanzada.

Gracias al uso de esta tecnología de vanguardia, los científicos de Northwestern Medicine hicieron algunos descubrimientos interesantes sobre el comportamiento de la bacteria y la toxina. En primer lugar, descubrieron que, además de los glóbulos blancos, la bacteria infectaba las células epiteliales, las células que forman una barrera entre el pulmón y el torrente sanguíneo.

Definición de neumonía

La neumonía es una infección que afecta a los pulmones. La respiración se vuelve difícil para una persona infectada con neumonía porque los sacos de aire de los pulmones, también conocidos como alvéolos, comienzan a llenarse de líquido. La neumonía puede poner en peligro la vida. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), casi 50.000 personas mueren cada año en EE.UU. a causa de esta enfermedad. Cualquier infección respiratoria puede ser preocupante, especialmente con la amenaza inminente del coronavirus. Pero, ¿es contagiosa la neumonía? Siga leyendo para saber quiénes corren el riesgo de contraer la neumonía y cómo evitar su contagio.

Los síntomas de la neumonía pueden presentarse en las 24 horas siguientes a la infección o aparecer lentamente. Los síntomas comunes de la neumonía a veces se asemejan a los del resfriado o la gripe, como la tos, la fiebre y la dificultad para respirar.

Leer más  Anatomia de la rodilla derecha

La tos puede ser “húmeda” o “productiva”, lo que significa que se expulsa mucosidad amarilla, verde o incluso marrón de los pulmones. La hemoptisis (tos con sangre, mucosidad sanguinolenta o flema) y la tos nocturna también pueden producirse durante un ataque de neumonía.

Neumonía vírica frente a neumonía bacteriana

La neumonía es contagiosa como un resfriado o una gripe cuando está causada por microbios infecciosos. Sin embargo, la neumonía no es contagiosa cuando la causa está relacionada con un tipo de intoxicación como la inhalación de vapores químicos.

Estos tipos indican el tipo de patógeno que afectó inicialmente al pulmón y causó la enfermedad. Algunas personas también describen la neumonía en función del lugar donde la persona la adquirió, como neumonía adquirida en el hospital o neumonía adquirida en la comunidad. Aunque algunas formas de neumonía son contagiosas, la enfermedad no es tan fácil de propagar como un resfriado o una gripe.

Una persona puede propagar los gérmenes que causan la neumonía cuando tose y expulsa las infecciones bacterianas o víricas que han causado la enfermedad. Las gotitas que contienen el virus o las bacterias pueden caer sobre una superficie común, como una mesa, un teléfono o un ordenador. También puede respirar las gotitas y llevarlas a su propio tracto respiratorio.

El tiempo que una persona puede transmitir la neumonía varía en función del tipo y de cómo la haya adquirido. Además, algunos tipos de neumonía son mucho más contagiosos que otros. Dos ejemplos de cepas altamente contagiosas de esta enfermedad son el micoplasma y la micobacteria.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.