Contracción del cuello qué hacer nähe hamburg

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Contractura de cicatriz de quemadura” – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (enero 2021) (Aprenda cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

La contractura de la cicatriz de la quemadura es el estiramiento de la piel después de una quemadura de segundo o tercer grado. Cuando la piel se quema, la piel circundante comienza a juntarse, dando lugar a una contractura. Es necesario tratarla lo antes posible porque la cicatriz puede provocar una restricción del movimiento alrededor de la zona lesionada. Esto está mediado por los miofibroblastos.

Las contracturas de las cicatrices de las quemaduras no desaparecen por sí solas, aunque pueden mejorar con el paso del tiempo, con terapia ocupacional y fisioterapia, y con férulas. Si persisten, la persona puede necesitar que la contractura se libere quirúrgicamente. Las técnicas pueden incluir colgajos locales de piel (plastia en Z) o injertos de piel (de espesor total o de espesor dividido). También hay tratamientos de farmacia y de droguería que pueden utilizarse para ayudar a la maduración de las cicatrices, especialmente los tratamientos con gel de silicona. La prevención de la formación de contractura es fundamental. Por ejemplo, en el caso de una mano quemada se entablillaría la mano y se vendaría cada dedo individualmente. En el caso de las quemaduras en el cuello, debe mantenerse la hiperextensión del cuello (es decir, no usar almohadas) durante el proceso de curación. La terapia con láser de dióxido de carbono también se utiliza ahora para ayudar a aflojar la piel circundante, aunque todavía no forma parte de un programa oficial de rehabilitación global.

Leer más  Como curar una uña rota

Contracción del cuello qué hacer nähe berlin

La contractura del cuello de la vejiga (CCV) es una complicación bien descrita que puede producirse tras el tratamiento quirúrgico de afecciones prostáticas benignas y malignas. Desgraciadamente, la reaparición de la CCV tras el tratamiento es un problema común, aunque muchas series informan de un éxito temprano (1-6). Sinónimo de estenosis vesicouretral, la BNC puede variar en complejidad, desde simples contracturas anulares cortas hasta estenosis obliterativas refractarias a tratamientos repetidos. El tratamiento de la BNC requiere un enfoque adaptado y puede abarcar desde procedimientos sencillos en el consultorio hasta la reconstrucción quirúrgica compleja. En esta revisión, examinamos las distintas estrategias de tratamiento empleadas para los pacientes con BNC.

A pesar de que el número de pacientes tratados por cáncer de próstata con radiación o cirugía es cada vez mayor (7), una proporción relativamente pequeña de pacientes desarrolla CBN que justifica una intervención adicional (8-10). Antes de la era de la cirugía robótica, la NBQ se observaba con frecuencia tras la prostatectomía retropúbica abierta (11,12). Sin embargo, la cirugía robótica ha provocado un descenso significativo de la incidencia de NBQ, probablemente debido a una mejor visualización y exposición en el momento de la anastomosis vesicouretral. Resulta impresionante que las series recientes de los centros de cirugía robótica de gran volumen informen de tasas de BNC cercanas a cero (5,8,9,11-15). Otros factores, como una menor pérdida de sangre y una anastomosis en marcha, son factores que pueden contribuir a la menor tasa de CBN observada con la plataforma robótica. La BNC también puede producirse como complicación del tratamiento quirúrgico de la hiperplasia prostática benigna (HPB). Aunque la resección transuretral convencional de la próstata (RTUP) ha dado lugar a tasas de BNC tan altas como el 12,3% (16,17), la BNC es relativamente infrecuente (3-5%) con los tratamientos de la HBP desarrollados recientemente, como la vaporización de la próstata con plasma (3-5%) (18-21).

Leer más  Algo clavado en la planta del pie

Tratamiento de la contractura del cuello después de una quemadura

Introducción: La prostatectomía retropúbica radical (PRR) y la prostatectomía laparoscópica asistida por robot (RALP) son terapias quirúrgicas co-estándar para el adenocarcinoma prostático localizado. Estas modalidades quirúrgicas ofrecen resultados similares; sin embargo, la menor tasa de contractura del cuello de la vejiga (CCV) es uno de los beneficios promocionados de la RALP. Las diferencias entre los enfoques se dilucidan en gran medida mediante comparaciones entre varios cirujanos, que pueden estar sesgadas por la experiencia y los patrones de práctica diferenciales. Nuestro objetivo es eliminar el sesgo entre cirujanos mediante esta comparación entre cirujanos de las tasas de BNC tras la PRR y la RALP. Materiales y métodos: Se revisaron retrospectivamente todas las PRR y RALP realizadas por un solo cirujano durante 4 años. Se compararon las características clínicas y los resultados intra y postoperatorios. Resultados: Los pacientes de los RRP tenían un cáncer más avanzado y una mayor tasa de recidiva bioquímica. No se observaron diferencias significativas entre los grupos en cuanto a las tasas de fugas anastomóticas, BNC o continencia sin almohadillas en el postoperatorio de 12 meses. Conclusión: La PRR ofrece resultados similares a la RALP en cuanto a extravasación urinaria postoperatoria, continencia urinaria y BNC.

Significado de la contractura del cuello

Este artículo analiza la incidencia, la evaluación y el tratamiento de la obstrucción de la salida de la vejiga por estenosis uretral, estenosis vesicouretral anastomótica y contractura del cuello de la vejiga tras el tratamiento primario y de rescate del cáncer de próstata.

Las tasas de estenosis tras el tratamiento del cáncer de próstata parecen ser similares en todas las modalidades de tratamiento primario, incluidas la prostatectomía radical, la radioterapia, la crioablación y los ultrasonidos focalizados de alta intensidad en las series contemporáneas. La dilatación uretral y la uretrotomía siguen registrando tasas de permeabilidad moderadas. La uretroplastia logra tasas de permeabilidad elevadas incluso en el caso de estenosis largas, pero una reconstrucción más extensa aumenta el riesgo de incontinencia urinaria postoperatoria. Las recientes directrices de la AUA sobre las estenosis uretrales ofrecen nuevas recomendaciones para el tratamiento de estos pacientes. Todas las opciones de tratamiento del cáncer de próstata conllevan un riesgo de obstrucción de la salida de la vejiga, y a menudo es necesario intervenir para aliviar la morbilidad duradera. Debe realizarse una cuidadosa evaluación preoperatoria para valorar la localización y la extensión de la estenosis con el fin de elegir el tratamiento óptimo. Los tratamientos endoscópicos, la reconstrucción abierta y la derivación urinaria desempeñan un papel en el alivio de la estenosis en función de la longitud de la estenosis, la ubicación, las características y las comorbilidades del paciente.

Leer más  Agarrotamiento dedo gordo pie

Relacionados

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.