Argentina

Nota: Esta página ha sido archivada y su contenido puede no estar actualizado. Esta versión de la página permanecerá activa como referencia mientras trabajamos para actualizar el contenido en todo nuestro sitio web.

Un censo realizado en 1914 reveló que Argentina tenía aproximadamente 105 millones de hectáreas de bosque. En la actualidad, los estudios estiman que quedan entre 28 y 45 millones de hectáreas. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), entre 1980 y 2000 se han perdido unas 16.288.000 ha de la cubierta forestal argentina.

Las investigaciones realizadas en Argentina han demostrado que la deforestación debida a la expansión agrícola de la soja está amenazando el “bosque nublado” de las Yungas y la ecorregión del Chaco, uno de los mayores biomas boscosos (un importante grupo regional de comunidades vegetales y animales distintivas) de Sudamérica.

En Argentina, aunque la mayor parte de la expansión reciente de la agricultura de la soja se ha basado en las tierras agrícolas disponibles, existen objetivos agresivos para ampliar la superficie agrícola con el fin de aumentar la producción de soja para la exportación.1

La producción de carne de vacuno en Argentina también supone una amenaza para los hábitats naturales. La “alimentación” de la carne de vacuno, ubicada en tierras que solían competir con los cultivos agrícolas, se ha concentrado en la Ecorregión del Espinal (una zona de bosque arbustivo espinoso caducifolio) amenazando los pastizales y los bosques.

Mamíferos de Argentina

La PampaEl aviario de La Pampa es transitable, por lo que puede entrar en él y disfrutar de la presencia de sus habitantes de cerca. La característica dominante del aviario es un grupo de buitres negros americanos, pero también hay otras aves sudamericanas y un representante de los mamíferos: los cuyes brasileños.

Leer más  Como comprar dolares baratos

El aviario debe su nombre a la provincia de La Pampa, en el centro de Argentina, donde confluyen tres zonas con climas y vegetación diferentes: La Pampa (zona de suelo negro de calidad), el Espinal (bosques secos espinosos y sabanas) y el Monte (semidesierto árido con arbustos espinosos). Las precipitaciones disminuyen rápidamente de este a oeste y de norte a sur. Las temperaturas también varían mucho en las distintas partes de la provincia, y hay grandes diferencias de temperatura (de -17 a +45°C) entre los meses más cálidos y los más fríos.

Aparece desde el centro de EE.UU. hasta el centro de Chile y Argentina en campos abiertos o bosques dispersos. Busca la comida con los ojos o se deja guiar por otros carroñeros que tienen un mejor sentido del olfato (p. ej. el buitre de pavo), pero también caza activamente. Lo más frecuente es que coma insectos, pequeños vertebrados e incluso frutas y, a menudo, también huevos de aves y tortugas. También se alimenta de los residuos de los asentamientos humanos. Las hembras ponen 2 huevos, que se incuban durante 38-45 días. Al ser la única de las siete especies vivas de cóndores, tiene partes sin plumas de color oscuro en la cabeza y el cuello.

Geografía argentina

Al anochecer, una jauría de perros gruñe a un cerdo. Las gallinas contemplan el feto sin vida de un ternero. Un avestruz salvaje se pasea despreocupado, visible bajo el cuerpo de una yegua que amamanta a su potro. El borrón de un gato que merodea por los cadáveres recién descuartizados sobre una mesa interrumpe un bodegón de lima, granada y botella de vino. Mirando por encima de la cama de la camioneta que la trajo aquí, un recién llegado, un patito cubierto de pelusa amarilla, sale de una caja de cartón, mirando con aprensión su nuevo hogar, las gallinas y bestias que se acercan, el barrido de la vida que se precipita sobre la tierra hacia la camioneta.

Leer más  Cambio de pesos a dolar

“Se trataba de prestar atención a los animales cotidianos y a las relaciones que mantienen entre sí. Me imaginaba en su lugar, mirándolos como si fuera uno de ellos”, dice la fotógrafa de estas imágenes, cuyo punto de vista evita el sentimentalismo que solemos adoptar en torno a los animales cuando no están en nuestro plato. En ellas, su cámara encuentra el corazón de la violencia y la gran variedad de experiencias vívidas en los mundos íntimos de los animales de granja. Como las historias de la creación, en las que el tiempo colapsa todo el arco de la vida, la secuencia de fotografías que componen el proyecto de Alessandra Sanguinetti, On the Sixth Day, parecen habitar simultáneamente un solo día y toda una vida. El proyecto y el libro de Nazraeli Press de 2005 del mismo nombre toman prestado un título bíblico, pero no hay ninguna religión real incrustada aquí. El tema es la santidad esencial de reconocer las vidas y las muertes de estas criaturas, de magnificar sus actos, de ser testigos de sus pérdidas y de su muerte.

Animales peligrosos argentina

El gaucho se parecía en algunos aspectos a los miembros de otras culturas rurales del siglo XIX basadas en el caballo, como el vaquero norteamericano, el huaso de Chile central, el chalán o morochuco peruano, el llanero venezolano y colombiano, el chagra ecuatoriano, el paniolo hawaiano,[2] el charro mexicano y el campino portugués.

El naturalista William Henry Hudson, que nació en la Pampa de la provincia de Buenos Aires, relató que los gauchos de su infancia solían decir que un hombre sin caballo era un hombre sin piernas[7]. [Richard W. Slatta, autor de una obra académica sobre los gauchos,[b] señala que el gaucho utilizaba los caballos para recoger, marcar, conducir o domar el ganado, tirar de las redes de pesca, cazar avestruces, atrapar perdices, sacar agua de los pozos e incluso -con la ayuda de sus amigos- para ir a su propio entierro[9].

Leer más  Captura de pantalla whatsapp

El caudillo gaucho por excelencia, Juan Manuel de Rosas, era capaz de arrojar su sombrero al suelo y recogerlo mientras galopaba con su caballo, sin tocar la silla de montar con la mano[10]. Para el gaucho, el caballo era absolutamente esencial para su supervivencia, ya que, según Hudson: “debe atravesar todos los días grandes distancias, ver rápidamente, juzgar con rapidez, estar preparado en todo momento para afrontar el hambre y la fatiga, los cambios violentos de temperatura, los grandes y repentinos peligros”[11].

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.