Test del bebé de altas necesidades

La mayoría de las madres de bebés con altas necesidades no se dan cuenta de que sus munchkins son difíciles de cuidar hasta que se encuentran con otras mamás y sus bebés que están contentos con las necesidades básicas y quizás un poco más por encima de esas necesidades. Si tus horarios se desbocan y tu mundo cambia cada día, aquí tienes la noticia: ¡tienes un bebé de altas necesidades!

Los bebés de altas necesidades nunca están callados; quieren atención, y la obtienen llorando o haciendo ruido. Por ejemplo, si pones a tu bebé en el suelo o en la cama y te vas a otra habitación durante unos minutos, tu bebé llora con fuerza hasta que vuelves a la habitación y lo coges en brazos. A veces, puede seguir llorando incluso después de haberle cogido en brazos. Sus llantos aumentan cada hora, día tras día. A veces, te gustaría tener orejeras, pero oye, no te van a ayudar durante mucho tiempo.

La quietud no es el fuerte de un bebé de altas necesidades. Tienes que acunarlo en brazos o sacarlo constantemente a pasear en cochecito. Este tipo de bebés, si dejas de hacerlo un solo minuto, se ponen de mal humor. El mejor consejo que podemos dar es comprar un triciclo para bebés o un columpio o cualquier tipo de producto que les haga moverse.

Bebé de alta necesidad wann wird es besser

Criar a un bebé es algo que para la mayoría de las personas es hermoso, pero definitivamente no es fácil. Al fin y al cabo, estamos hablando de un ser completamente vulnerable y dependiente, con múltiples necesidades que debemos ser capaces de satisfacer, y que al menos al principio no es capaz de expresarlas de una forma concreta, siendo a menudo el llanto la única forma de comunicar sus necesidades o la existencia de un malestar o algún tipo de carencia (como el hambre o el deseo de contacto) que conoce.

Leer más  Adornos navideños con palitos de helado

Cada bebé tiene su propia forma de ser, su propio temperamento: algunos lloran mucho o poco, son más curiosos o miedosos, más activos y más dormilones. Y algunos son especialmente exigentes, por lo que algunos autores han llegado a proponer el término de bebés de alta demanda para designarlos .

Los bebés de alta demanda son aquellos niños que requieren y piden atención continuamente, lloran con frecuencia y se despiertan durante el sueño más a menudo de lo habitual. Este término fue creado por William Sears, a partir de la observación del comportamiento de una de sus hijas.

Bebé de alta necesidad inteligente

Quizá conozcas a un bebé tranquilo, de esos que comen y duermen plácidamente, que van tranquilos en su cochecito y que lo miran todo con alegría y serenidad. Ese no es el tipo de bebé de alta demanda. Un bebé de alta demanda se despierta pronto, es imprevisible, nunca se sabe exactamente a qué hora se va a despertar, llora mucho para ser atendido por sus padres, quiere que le cojan en brazos para calmarse, son sensibles…

Parecen bebés con mucha personalidad y algunos padres o personas sin hijos piensan que son bebés mimados y consentidos por sus padres, pero nada más lejos de la realidad. Desde las pocas semanas los bebés de alta demanda presentan características como: inquietud, son absorbentes, inquietos, duermen poco o se despiertan pronto, etc.

No se duermen con facilidad y parecen querer luchar contra el sueño para mantenerse despiertos más tiempo. Tienen una personalidad intensa y parece que son bebés inquietos, pero en realidad sólo te dicen con más intensidad lo que quieren y lo que necesitan en cada momento… Es importante saber lo que dicen para poder atenderlos correctamente.

Leer más  Cesarea y ligadura de trompas

Bebé de alta necesidad ursachen

El poder persistente de molestar suele funcionar, ya que el niño sigue dando la lata a los padres, que acaban cediendo y cediendo lo que desean. El niño aprende que: l.) Si no lo pides, no lo consigues; 2.) Si sigues pidiendo, es más probable que lo consigas; 3.) No me cuesta nada seguir pidiendo, así que ¿por qué no seguir? y 4.) Los padres a veces se cansan y ceden si el niño no cesa de pedir. El niño puede ser muy insistente a la hora de pedir lo que quiere: es el concepto de derecho. En algunos niños hay una falta de culpa y vergüenza de que sus acciones irriten a los demás. Desgraciadamente, muchos de los niños de la generación actual están aprendiendo las habilidades de derecho para convertirse en los teleoperadores insistentes del mañana.

Otro tipo de niño muy exigente ansía la atención e insiste en salirse con la suya con los demás. Debe ser el primero de la fila. El profesor debe concederle favores. Los demás niños deben seguir sus reglas. Se vuelve mandona y dice a los demás lo que tienen que hacer de forma exasperante. No debe hacer sus tareas, sus deberes o seguir las reglas. Cuando las cosas no suceden como el niño muy exigente quiere, experimenta una decepción y se produce un arrebato de ira diciendo: “No es justo”.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.