Cáncer de mama

Ningún pecho es típico. Lo que es normal para usted puede no serlo para otra mujer. La mayoría de las mujeres dicen que sus pechos se sienten abultados o desiguales. El aspecto y el tacto de los pechos pueden verse afectados por la menstruación, los hijos, la pérdida o el aumento de peso y la toma de determinados medicamentos. Los pechos también tienden a cambiar a medida que se envejece. Para obtener más información, consulte el icono externo Cambios y afecciones en los senos del Instituto Nacional del Cáncer.

Muchas afecciones pueden causar bultos en los senos, incluido el cáncer. Pero la mayoría de los bultos en los senos son causados por otras condiciones médicas. Las dos causas más comunes de los bultos en los senos son la condición fibroquística de los senos y los quistes. La enfermedad fibroquística provoca cambios no cancerosos en la mama que pueden hacerla más grumosa, sensible y dolorosa. Los quistes son pequeños sacos llenos de líquido que pueden desarrollarse en la mama.

Síntomas del cáncer de mama

Durante una autoexploración mamaria, puede notar bultos o un cambio en la textura de su seno. Aunque esto puede preocuparle, es importante entender que la mayoría de los bultos en las mamas no son cancerosos. Un bulto puede ser maligno (canceroso) o precanceroso, pero hay varios tipos de bultos mamarios que son benignos (no cancerosos). Para complicar las cosas, muchas alteraciones mamarias benignas pueden simular un cáncer de mama.

Los bultos en las mamas pueden variar en tamaño, ritmo de crecimiento y síntomas. Es prácticamente imposible distinguir la causa de un bulto basándose en un examen de las mamas, por lo que debe asegurarse de acudir a su proveedor de atención médica cuando note uno por primera vez.

Leer más  2 meses de retraso menstrual y test negativo

A menudo, las pruebas -mamografía, ecografía, resonancia magnética (RM) o biopsia (cuando se extrae una muestra del bulto y se examina bajo el microscopio)- son la única forma de determinar de qué bulto se trata.

Muchos nódulos mamarios resultan ser benignos y no se convierten en cáncer ni se propagan. No obstante, pueden ser dolorosos o irritantes, y pueden causar complicaciones de salud (como infecciones), aunque no sean cancerosos.

Tumor mamario benigno

Durante una autoexploración mamaria, puede notar bultos o un cambio en la textura de su seno. Aunque esto puede preocuparle, es importante entender que la mayoría de los bultos en las mamas no son cancerosos. Un bulto puede ser maligno (canceroso) o precanceroso, pero hay varios tipos de bultos mamarios que son benignos (no cancerosos). Para complicar las cosas, muchas alteraciones mamarias benignas pueden simular un cáncer de mama.

Los bultos en las mamas pueden variar en tamaño, ritmo de crecimiento y síntomas. Es prácticamente imposible distinguir la causa de un bulto basándose en un examen de las mamas, por lo que debe asegurarse de acudir a su proveedor de atención médica cuando note uno por primera vez.

A menudo, las pruebas -mamografía, ecografía, resonancia magnética (RM) o biopsia (cuando se extrae una muestra del bulto y se examina bajo el microscopio)- son la única forma de determinar de qué bulto se trata.

Muchos nódulos mamarios resultan ser benignos y no se convierten en cáncer ni se propagan. No obstante, pueden ser dolorosos o irritantes, y pueden causar complicaciones de salud (como infecciones), aunque no sean cancerosos.

Quistes mamarios deutsch

Los quistes son sacos redondos u ovalados llenos de líquido dentro de las mamas. A menudo se perciben como un bulto (o bultos) redondo y móvil, que puede ser sensible al tacto. Son más frecuentes en mujeres de entre 30 y 40 años,

Leer más  Bultos en los senos durante la lactancia

Los quistes comienzan cuando se acumula líquido en el interior de las glándulas mamarias. Empiezan como microquistes (quistes muy pequeños), que son demasiado pequeños para sentirlos a menos que formen parte de un grupo de microquistes. Si el líquido se sigue acumulando, pueden convertirse en macroquistes (quistes grandes). A menudo se pueden palpar con facilidad y pueden tener un tamaño de hasta 2,5 centímetros.

La mayoría de las veces, los cambios fibroquísticos se diagnostican en función de los síntomas, como bultos en las mamas, hinchazón y/o sensibilidad o dolor. Estos síntomas tienden a empeorar justo antes del periodo menstrual, y pueden cambiar (por ejemplo, los bultos crecen o se reducen) durante las diferentes etapas del ciclo menstrual. A veces puede notar una secreción del pezón.

Los quistes que son dolorosos pueden drenarse con una aguja fina y hueca, lo que podría hacerse para confirmar el diagnóstico. La extracción del líquido puede reducir la presión y el dolor durante algún tiempo. Si se extrae, el líquido podría volver a aparecer más tarde, pero los quistes también pueden desaparecer con el tiempo. La cirugía puede ser una opción para extirpar los quistes que siguen reapareciendo y causando síntomas.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.