Sidos de bebé húmedos

Dormir como un bebé no siempre es tan tranquilo como parece. Los bebés suelen gemir y quejarse mientras duermen, lo que puede resultar desconcertante para los padres primerizos, aunque es bastante normal. Pero a veces los comportamientos de sueño de un bebé pueden indicar un problema más grave.

Seguramente habrás notado que el ritmo respiratorio de tu bebé cambia mientras duerme. Puede que al principio respire rápidamente, luego más despacio, antes de hacer una pausa de cinco a diez segundos y reanudar la respiración rápida, y así sucesivamente. Los médicos llaman a esto “respiración periódica”, y es habitual en los bebés hasta que tienen unos 6 meses. La respiración de tu bebé puede seguir este patrón hasta un 5 por ciento del tiempo que está dormido, dice Gary E. Freed, profesor de pediatría y director del Centro de Apnea Infantil de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory.

Posible motivo de preocupación: Algunos bebés experimentan apnea central del sueño, que les hace dejar de respirar hasta 20 segundos. Estos episodios son normales y pueden deberse a la inmadurez del tronco cerebral, que regula la respiración. Pero si las pausas duran más de 20 segundos, es posible que el pediatra quiera examinar al bebé y remitirlo a un especialista para que lo evalúe. En la mayoría de los casos, la respiración irregular de un bebé no es motivo de preocupación.

Hiperhidrosis del bebé

“Los nervios [del cuerpo] activan las glándulas sudoríparas cuando el cuerpo se sobrecalienta, cuando nos movemos, cuando nos sentimos emocionales, estresados o ansiosos, o como resultado de cambios hormonales”, explica el Dr. Rajeev Ramachandran, consultor en pediatría ambulatoria y medicina del adolescente del Hospital Universitario Nacional.

Leer más  Calcular cuando hacer test de embarazo

El Dr. Rajeev añade que la sudoración se produce especialmente en los pies o en las palmas de las manos con más frecuencia que en otras partes del cuerpo porque estas zonas tienen más glándulas sudoríparas. ¿Sabías que nadie, ni siquiera un bebé, está exento de sudar?

Cynthia Chew, madre de tres hijos, señala que a sus tres hijas les sudaban las palmas de las manos y los pies desde la etapa de recién nacidas. “Mi hija menor tiene 5 meses y siempre le han sudado los pies y las palmas de las manos”, dice Chew. “También me he dado cuenta de que, aunque la baño con regularidad, los dedos de sus pies siguen apestando, aunque eso no me ha impedido mordisquearlos”, añade Chew entre risas.

La sudoración también es una parte normal del crecimiento de los niños pequeños y mayores que no pueden estar quietos y les encanta estar al aire libre. Sin embargo, si el pequeño suda profusamente sin realizar ninguna actividad física, puede ser motivo de preocupación.

Bebé de 3 meses con las manos y los pies húmedos

¿Le preocupa que su hijo sude demasiado? A diferencia de los niños mayores y los adolescentes, la hiperhidrosis (sudoración excesiva) en los niños pequeños no es frecuente. A veces puede ser un síntoma de un problema subyacente.

Puede notar que la cara y los brazos de su hijo sudan incluso en un ambiente cómodo y suave. Su hijo puede sudar y empapar su ropa. Si el calor y la humedad son elevados, es completamente normal.

El primer paso para evaluar la sudoración excesiva es observar el crecimiento y el desarrollo de su hijo. Es posible que su hijo crezca a un ritmo normal, gane peso y alcance los hitos del desarrollo. Aun así, se recomienda una evaluación más exhaustiva si su bebé o su hijo pequeño sudan mucho.

Leer más  Amamanto a mi papa para mantenerlo vivo

¿Su hijo tiene una hiperhidrosis secundaria y generalizada que afecta a todo el cuerpo? Si es así, el enfoque es encontrar y tratar la causa subyacente de la sudoración, en lugar de tratar la sudoración (el síntoma) en sí.

Si su bebé, niño pequeño o niño de edad elemental tiene un exceso de sudoración, no significa que le ocurra nada grave. Por el contrario, es una señal para hablar con tu pediatra. Así podrás asegurarte de que no estás pasando por alto una condición médica y de que estás recibiendo el tratamiento adecuado.

Manos y pies sudorosos del bebé

La sudoración es normal en los niños, sobre todo después de una actividad física intensa en ambientes húmedos o cálidos. Sin embargo, si tu hijo suda más de lo habitual, es posible que algo esté pasando. Podría padecer una enfermedad llamada hiperhidrosis, un tipo de trastorno de la salud que desencadena una sudoración excesiva incluso a una temperatura atmosférica normal. Este trastorno puede afectar a las manos, las plantas de los pies y las axilas de su hijo. A un niño con hiperhidrosis le puede resultar difícil sujetar correctamente un bolígrafo, ya que puede resbalar debido a la sudoración de la palma de la mano. Además de perturbar las actividades diarias de su hijo, esta afección también es extremadamente embarazosa. Los niños con esta enfermedad pueden sentirse tan avergonzados que pueden rehuir las reuniones sociales. Las revisiones rutinarias de los niños pueden ayudarle a controlar y gestionar la hiperhidrosis de su hijo.

La hiperhidrosis puede deberse a varias causas. Algunas de ellas pueden ser benignas, pero también puede estar causada por una enfermedad subyacente. Las revisiones rutinarias del niño en una clínica pediátrica de confianza, como Pediatrix, son extremadamente importantes para asegurar la salud de su hijo, ya que ayudan a detectar y tratar otras condiciones médicas antes de que puedan empeorar.

Leer más  Braun silk expert 3

Relacionados

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.