Alimentación del recién nacido

Los recién nacidos deben ser amamantados de 8 a 12 veces al día durante el primer mes aproximadamente. La leche materna se digiere fácilmente, por lo que los recién nacidos tienen hambre a menudo. Las tomas frecuentes ayudan a estimular su producción de leche durante las primeras semanas.

En las primeras semanas de vida, la lactancia debe ser “a demanda” (cuando el bebé tenga hambre), es decir, cada 1 hora y media o 3 horas aproximadamente. A medida que los recién nacidos crecen, toman el pecho con menos frecuencia y pueden tener un horario más predecible. Algunos pueden alimentarse cada 90 minutos, mientras que otros pueden pasar de 2 a 3 horas entre las tomas.

Cuenta el tiempo que transcurre entre las tomas desde el momento en que tu bebé empieza a mamar (y no al final) hasta que vuelve a hacerlo. En otras palabras, cuando el médico te pregunte con qué frecuencia se alimenta tu bebé, puedes decir “más o menos cada 2 horas” si la primera toma empezó a las 6 de la mañana, la siguiente fue alrededor de las 8, luego a las 10 y así sucesivamente.

Alterna los pechos e intenta dar a cada uno la misma cantidad de tiempo de lactancia a lo largo del día. Esto ayuda a mantener la producción de leche en ambos pechos y evita la dolorosa congestión (cuando los pechos se llenan de leche).

Los sentidos del bebé recién nacido

Cada bebé es diferente. La cantidad y la frecuencia de las tomas dependerán de las necesidades de tu bebé. A continuación, te indicamos algunas cosas que debes saber sobre la alimentación con leche artificial durante los primeros días, semanas y meses de vida de tu bebé.

Leer más  Carrito de bebe bugaboo

Los bebés que se alimentan exclusivamente de leche materna o que reciben tanto leche materna como leche de fórmula necesitan un aporte extra de vitamina D, desde poco después del nacimiento. Pueden obtenerla mediante gotas de vitamina D de venta libre. Los bebés que sólo reciben leche de fórmula no necesitan gotas de vitamina D. Los preparados para lactantes están enriquecidos con vitamina D.

Alimentación a demanda

Procura que tome la cantidad de leche adecuada a su peso cada 24 horas. Después de la primera semana, el bebé necesitará entre 150 y 200 ml de leche de fórmula por kilo de peso cada día. Esto varía de un bebé a otro, pero puede servirte para hacerte una idea aproximada de la cantidad de leche que necesita tu bebé. Esto debería ser suficiente hasta que el bebé tenga seis meses y empiece a comer sólidos.

Hasta los cuatro meses, tu bebé puede echar raíces. Esto significa que girará la cabeza y abrirá la boca hacia tu pecho. También puede hacer algunos movimientos de succión y llevarse las manos a la boca. Este puede ser un buen momento para ofrecerle a tu bebé una toma.

Sin embargo, a veces puede ser difícil detectar las señales de alimentación. También es posible que tu bebé eche raíces instintivamente cuando le ofrezcas el biberón aunque no tenga hambre. En cambio, es posible que tu bebé sólo quiera que le cojas en brazos, oler tu piel y escuchar tu voz tranquilizadora.

No obligues a tu bebé a terminar el biberón, aunque sólo le quede un poco. No le des más leche para que duerma más tiempo. Tu bebé podría engordar demasiado si lo haces a menudo.

Leer más  Barriga caida despues embarazo

Vaca y puerta

Tanto si has decidido alimentar a tu bebé con leche artificial desde el principio, como si estás complementando la leche materna con leche artificial o estás cambiando la leche materna por la artificial, seguro que tienes preguntas. Aquí tienes las respuestas a algunas preguntas habituales sobre la alimentación con leche artificial.

Después de los primeros días de vida, la mayoría de los recién nacidos sanos alimentados con leche artificial se alimentan aproximadamente cada 2 ó 3 horas. A medida que crecen y sus estómagos pueden retener más leche, suelen comer cada 3 ó 4 horas. A medida que los bebés crecen, se adaptan a una rutina de alimentación más predecible y pasan más tiempo por la noche sin necesitar el biberón.

Hay que alimentar a los bebés antes de que se alteren y lloren. El llanto es una señal tardía de hambre. Pero cada vez que tu bebé llora no es porque tenga hambre. A veces, los bebés sólo necesitan que los abracen o los cambien. O puede estar enfermo, cansado, tener demasiado calor o demasiado frío, sentir dolor o tener cólicos.

A veces, puedes preguntarte si tu bebé está recibiendo suficientes nutrientes para un crecimiento y desarrollo saludables. Los bebés que comen lo suficiente parecen satisfechos después de comer y hacen pis y caca con regularidad.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.