Neumonía deambulatoria

Es posible que asocie la neumonía con escenas dramáticas de películas en las que hay estancias prolongadas en el hospital, tiendas de oxígeno y familiares susurrando en apiñamientos junto a la cama. Es cierto que la neumonía puede ser grave. Pero lo más frecuente es que la neumonía sea una infección que puede tratarse fácilmente en casa sin tener que ir al hospital.

La neumonía es una infección de los pulmones. Cuando una persona tiene neumonía, el tejido pulmonar puede llenarse de pus y otros líquidos, lo que dificulta que el oxígeno de los sacos de aire del pulmón (alvéolos) llegue al torrente sanguíneo. Con la neumonía, una persona puede tener dificultad para respirar y tener tos y fiebre; ocasionalmente, el dolor de pecho o abdominal y los vómitos también son síntomas.

La neumonía suele estar causada por virus, como el virus de la gripe y el adenovirus. Otros virus, como el virus sincitial respiratorio (VSR) y el metapneumovirus humano, son causas comunes de neumonía en niños pequeños y bebés.

Las bacterias, como el Streptococcus pneumoniae, también pueden causar neumonía. Las personas con neumonía bacteriana suelen estar más enfermas que las que padecen neumonía vírica, pero pueden tratarse con medicamentos antibióticos.

Neumonía Covid

La neumonía es una infección que afecta a uno o ambos pulmones. Hace que los sacos de aire, o alvéolos, de los pulmones se llenen de líquido o pus. Las bacterias, los virus o los hongos pueden causar neumonía. Los síntomas pueden ir de leves a graves y pueden incluir tos con o sin mucosidad (una sustancia viscosa), fiebre, escalofríos y dificultad para respirar. La gravedad de la neumonía depende de su edad, su estado de salud general y la causa de la infección.

Leer más  Como empieza la neumonia

Para diagnosticar la neumonía, el médico revisará su historial médico, le hará un examen físico y le pedirá pruebas de diagnóstico, como una radiografía de tórax. Esta información puede ayudar a su médico a determinar el tipo de neumonía que padece.

El tratamiento de la neumonía puede incluir antibióticos o medicamentos virales o fúngicos. La recuperación de la neumonía puede llevar varias semanas. Si los síntomas empeoran, debe acudir al médico de inmediato. Si tiene una neumonía grave, puede que tenga que ir al hospital para que le administren antibióticos por vía intravenosa y le den oxígeno.

Neumonía grave – deutsch

El diagnóstico suele hacerse en función de su historial médico reciente (como una operación, un resfriado o la exposición a viajes) y de la magnitud de la enfermedad. Basándose en estos factores, el médico puede diagnosticar la neumonía simplemente con una historia clínica y un examen físico exhaustivos. Para confirmar el diagnóstico se pueden utilizar las siguientes pruebas:

El tratamiento depende del tipo de neumonía que tenga. La mayoría de las veces, la neumonía se trata en casa, pero los casos graves pueden tratarse en el hospital. Los antibióticos se utilizan para la neumonía bacteriana. Los antibióticos también pueden acelerar la recuperación de la neumonía por micoplasma y de algunos casos especiales. La mayoría de las neumonías víricas no tienen un tratamiento específico. Suelen mejorar por sí solas.

Es más probable que tenga complicaciones si es un adulto mayor, un niño muy pequeño, tiene el sistema inmunitario debilitado o tiene un problema médico grave como diabetes o cirrosis. Las complicaciones pueden ser:

Leer más  Como tratar el lumbago

La neumonía es mortal

La neumonía es una infección pulmonar. Suele estar causada por un virus o una bacteria. Estos gérmenes hacen que los sacos de aire de los pulmones se llenen de líquido (flema o mucosidad) (Imagen 1). Esto dificulta la respiración y hace que tu hijo tosa.

La neumonía se transmite a través de personas infectadas que llevan los gérmenes en gotas de líquido en la garganta, la nariz o la boca. La persona infectada tose los gérmenes en el aire. Su hijo respira los gérmenes o entra en contacto directo con la saliva o la mucosa de la persona infectada al tocar algo. Es posible contraer la neumonía de alguien que no sabe que está enfermo. La neumonía no se “contagia” por salir a la calle sin abrigo.

La neumonía se produce con mayor frecuencia durante los meses fríos, cuando los niños pasan la mayor parte del tiempo en el interior, en estrecho contacto con otras personas. Los niños menores de 2 años son los que corren mayor riesgo de padecer neumonía. Casi todos se recuperan completamente con la atención médica adecuada.

El médico suele diagnosticar la neumonía en función de la época del año y de los síntomas del niño, observando su respiración y escuchando sus pulmones. Para comprobar si se trata de una neumonía bacteriana, puede hacerse una radiografía de tórax, un análisis de sangre y otras pruebas.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.