El niño pequeño se niega a comer cuando está enfermo

Cuando tu bebé cumpla 6 meses, estará listo para que le introduzcas los alimentos sólidos. Si tu pequeño come, estarás orgulloso, pero la mayoría de los bebés no aceptan la transición rápidamente. Aunque los bebés disfrutan con el hecho de hacer algo nuevo, cuando empiezan a comer sólidos es un proceso desordenado y conlleva muchas rabietas y confusión. Los bebés exploran nuevos sabores, nuevas texturas, etc., pero a veces también rechazan la comida. Pero no hay por qué preocuparse, ya que hay muchas razones por las que tu bebé no come y no es necesario que lo lleves corriendo al médico. En este artículo, hablaremos de algunas de las razones por las que tu bebé rechaza la comida y también te daremos consejos para alimentarlo. Sigue leyendo para saber más.

Puede ser preocupante ver que tu bebé no come bien. No es capaz de decirte lo que le molesta y te resulta difícil deducir la causa. Estas son las posibles razones por las que tu bebé puede rechazar la comida:

Alimentar a tu bebé con demasiados líquidos puede ser una de las razones por las que rechaza la comida. Tanto si se trata de un zumo como de leche materna, si has alimentado a tu bebé con demasiado líquido justo antes de darle alimentos sólidos, el bebé rechazará la comida.

Mi hijo pequeño sólo come fruta

A esta edad, la leche materna sigue proporcionando una importante nutrición y protección contra las enfermedades, pero otros alimentos se convierten en su principal fuente de nutrición y energía. Aliméntale primero con otros alimentos y luego con el pecho si sigue teniendo hambre.

Leer más  Cena bebe 1 año

Asegúrate de que toma una ración de alimentos de origen animal (leche, productos lácteos, huevos, carne, pescado y aves de corral) cada día, además de legumbres (como garbanzos, lentejas o guisantes) o frutos secos, y verduras y frutas de color naranja o verde. Añade un poco de aceite o grasa a su comida para obtener energía.

Si no le das el pecho, tendrá que comer más a menudo. Al año, más o menos cuando empiece a andar, el horario de alimentación de tu hijo debe incluir de cuatro a cinco comidas al día, más dos tentempiés saludables. Los productos lácteos son una parte muy importante de la dieta de tu hijo: dale uno o dos vasos de leche al día.

Asegúrate de que tiene hambre a la hora de comer y de que no acaba de merendar. Aunque la lactancia materna sigue siendo saludable para tu hijo, dale el pecho sólo después de la comida. A esta edad, debe comer primero alimentos sólidos.

Mantén la calma y la aceptación. Presta atención positiva a tu hijo cuando coma, pero no conviertas en un problema el hecho de que no coma. Simplemente retira la comida, tápala y ofrécela de nuevo un poco más tarde.

Un niño pequeño que se niega a comer y beber

Si quieres recibir una versión en PDF de este blog directamente en tu bandeja de entrada, introduce tus datos a continuación. Pero antes de que recurras a animarles a comer o a sobornarles con un delicioso postre, déjame explicarte por qué ocurre esto.

1. El crecimiento. Durante el primer año de vida, los bebés crecen muy rápido, como seguro que sabes. Doblan su peso al nacer entre los cuatro y los seis meses de edad. Y luego lo triplican cuando llegan a su primer cumpleaños. Eso es un gran estirón. Pero en realidad no cuadruplican su peso al nacer hasta su segundo cumpleaños, lo que significa que en realidad es una gran reducción de la tasa de crecimiento.Debido a eso, sus necesidades nutricionales son menores, y su apetito se reduce también. La situación se mantiene así hasta el comienzo de la pubertad, cuando el crecimiento rápido se recupera. Por eso te preguntarás por qué tu hijo, que de bebé comía todo lo que le ponías delante, ahora come mucho menos. Es normal que lleguen a la mesa y se limiten a pinchar algunas cosas y no se interesen por comer. Es parte de su autorregulación de la ingesta de alimentos basada en lo que su cuerpo necesita realmente.

Leer más  Acido folico para quedarse embarazada

Un niño pequeño que rechaza la cena

Muchos padres han visto cómo su hijo hacía una huelga de hambre porque la comida servida para la cena no pasaba la prueba de sabor aprobada por los niños. Pero en la mayoría de los casos, el niño cede al cabo de unas horas, una vez que sus rugidos de estómago le obligan a volver a la mesa para comer los guisantes o las judías verdes, ya fríos. ¿Pero qué pasa si esto dura más tiempo?

No es normal que los niños en edad de crecimiento se nieguen a comer durante largos periodos de tiempo. Los niños, en su estado natural, tienen hambre cada pocas horas (aunque lo nieguen en ese momento), y negarse a comer es, con toda probabilidad, un signo de un problema médico subyacente, y no un indicio de una lucha de poder entre padres e hijos.

Si tienes que obligar a tu hijo a comer con amenazas y sobornos, algo va mal. Aunque consiga atragantarse con algo de comida ante la presión de los adultos, no es un comportamiento normal, lo que significa que debes acudir al pediatra para que te haga una evaluación completa.

Pero si tu hijo no come nada en absoluto (y el problema se ha prolongado lo suficiente como para que tenga hambre), busca la ayuda de tu pediatra, que puede diagnosticar y tratar cualquier problema médico subyacente.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.