Presión arterial

La hipertensión se diagnostica cuando la presión arterial mide constantemente >130 mmHg de sistólica y >80 mmHg de diastólica. La presión arterial se mide con un manguito, que es un dispositivo no invasivo que puede detectar la presión en el interior de las arterias, transmitiendo valores numéricos mediante un esfigmomanómetro o un dispositivo electrónico.  El médico también puede utilizar pruebas de laboratorio o de imagen para diagnosticar algunas de las causas o complicaciones de la hipertensión.

Su tensión arterial fluctúa de un minuto a otro en el transcurso del día en respuesta a su nivel de actividad, estado de líquidos, nivel de ansiedad y muchos otros factores.  Esto significa que una lectura en la consulta de su médico es sólo eso, un momento en el tiempo. Una media de lecturas suele proporcionar una imagen más precisa del estado de su tensión arterial. Su proveedor de atención médica también puede solicitar análisis de sangre u orina si se sospecha de hipertensión secundaria.

Tradicionalmente, la presión arterial se mide en la consulta del médico con un manguito de presión arterial, que puede estar conectado a un esfigmomanómetro que utiliza mercurio para medir la presión arterial, o a un dispositivo de lectura electrónico. El manguito de presión arterial se comprime para apretar y luego liberar la presión externa en una arteria del brazo, midiendo la presión máxima justo cuando el corazón late (presión sistólica) y la presión más baja, que se produce cuando el corazón se relaja (presión diastólica).

La presión arterial alta que

La presión arterial alta, también llamada hipertensión, es una presión arterial más alta de lo normal. Su presión arterial cambia a lo largo del día en función de sus actividades. Tener medidas de presión arterial constantemente por encima de lo normal puede dar lugar a un diagnóstico de presión arterial alta (o hipertensión).

Leer más  Cara adormecida lado izquierdo

Su equipo médico puede diagnosticar la presión arterial alta y tomar decisiones de tratamiento revisando sus niveles de presión arterial sistólica y diastólica y comparándolos con los niveles que se encuentran en ciertas directrices.

La hipertensión suele desarrollarse con el tiempo. Puede producirse a causa de elecciones de estilo de vida poco saludables, como la falta de actividad física regular. Ciertas condiciones de salud, como la diabetes y la obesidad, también pueden aumentar el riesgo de desarrollar presión arterial alta. La hipertensión también puede producirse durante el embarazo.

La hipertensión puede dañar las arterias haciéndolas menos elásticas, lo que disminuye el flujo de sangre y oxígeno al corazón y provoca enfermedades cardíacas. Además, la disminución del flujo sanguíneo al corazón puede provocar:

Síntomas de la hipertensión

La línea que separa la presión arterial normal de la elevada no es fija y depende de sus circunstancias individuales. Sin embargo, la mayoría de los médicos coinciden en que la tensión arterial ideal para una persona físicamente sana es de unos 120/80 mmHg.

El corazón es un músculo diseñado para bombear constantemente sangre por todo el cuerpo.  Bombea la sangre baja en oxígeno hacia los pulmones, a través del “conducto” venoso (las venas), donde recibe un nuevo suministro de oxígeno.

Las cifras suelen representarse con la presión sistólica en primer lugar, seguida de la presión diastólica. Por lo tanto, si su médico de cabecera le dice que su presión arterial es “120 sobre 80”, o 120/80mmHg, quiere decir que tiene una presión sistólica de 120mmHg y una presión diastólica de 80mmHg.

En la mayoría de los consultorios médicos y clínicas de salud se puede solicitar un control de la tensión arterial. Algunos consultorios disponen de dispositivos de control a domicilio, que puede utilizar en el momento de iniciar o cambiar la medicación para la tensión arterial. Muchos también tienen la política de organizar controles regulares para usted.

Leer más  Bacteria en la sangre síntomas

Alimentos para la hipertensión que hay que evitar

La hipertensión esencial es un tipo de presión arterial alta que no tiene una causa claramente identificable, pero se cree que está relacionada con la genética, la mala alimentación, la falta de ejercicio y la obesidad. Es, con mucho, la forma más común de hipertensión arterial y afecta a la mayoría de las personas que la padecen. También se conoce como hipertensión primaria[1].

Cuando el corazón bombea la sangre a través del sistema circulatorio, la sangre presiona las paredes de las arterias. La hipertensión se produce cuando las paredes de las arterias ejercen una mayor fuerza de oposición, lo que obliga al corazón a trabajar más para mover la sangre por el cuerpo. Esto provoca un aumento de la presión de la sangre en las arterias[2].

Mientras que la hipertensión esencial se caracteriza por su falta de causas identificables, la hipertensión secundaria, otra forma de hipertensión, está directamente relacionada con una serie de afecciones vasculares, endocrinas (relacionadas con las hormonas), cardíacas y renales. Es mucho menos frecuente que la hipertensión esencial[3].

En la mayoría de los casos, no habrá síntomas aparentes de hipertensión esencial, y sólo se descubrirá durante un examen médico regular. Si no se diagnostica la hipertensión esencial, la afección puede empeorar y crear problemas cardíacos o renales.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.