El mito del bebé de alta necesidad

Los bebés recién nacidos deben ser amamantados entre 8 y 12 veces al día durante el primer mes aproximadamente. La leche materna se digiere fácilmente, por lo que los recién nacidos tienen hambre a menudo. Las tomas frecuentes ayudan a estimular su producción de leche durante las primeras semanas.

En las primeras semanas de vida, la lactancia debe ser “a demanda” (cuando el bebé tenga hambre), es decir, cada 1 hora y media o 3 horas aproximadamente. A medida que los recién nacidos crecen, toman el pecho con menos frecuencia y pueden tener un horario más predecible. Algunos pueden alimentarse cada 90 minutos, mientras que otros pueden pasar de 2 a 3 horas entre las tomas.

Cuenta el tiempo que transcurre entre las tomas desde el momento en que tu bebé empieza a mamar (y no al final) hasta que vuelve a hacerlo. En otras palabras, cuando el médico te pregunte con qué frecuencia se alimenta tu bebé, puedes decir “más o menos cada 2 horas” si la primera toma empezó a las 6 de la mañana, la siguiente fue alrededor de las 8, luego a las 10 y así sucesivamente.

Alterna los pechos e intenta dar a cada uno la misma cantidad de tiempo de lactancia a lo largo del día. Esto ayuda a mantener la producción de leche en ambos pechos y evita la dolorosa congestión (cuando los pechos se llenan de leche).

Los bebés superdotados

Un concepto erróneo sobre los niños superdotados es que su superdotación no se manifiesta hasta que empiezan a ir al colegio. Los rasgos de superdotación pueden, potencialmente, reconocerse en los niños pequeños e incluso en los bebés si se conocen las señales.

Leer más  Actividades dia del libro para niños

Es importante señalar que la investigación sobre los niños superdotados es bastante limitada. Aunque estos signos pueden sugerir la superdotación en la infancia, no son indicadores definitivos de que su hijo será superdotado si muestra estos rasgos.  Si parece que tiene un bebé precioso, fomente su desarrollo cerebral y esté atento a los signos de superdotación a medida que siga creciendo.

Un signo clave de posible superdotación en los bebés es la necesidad de estimulación mental. De hecho, no es raro que los bebés superdotados se pongan nerviosos e incluso empiecen a llorar si no se les proporciona un estímulo constante.

Los padres pueden sentirse frustrados cuando su bebé ha sido alimentado y cambiado pero no deja de llorar ni de quejarse. Aunque algunas personas pueden considerar que se trata de un rasgo de la personalidad, declarando que el niño es “quisquilloso” o “exigente”, podría ser perfectamente que el bebé se haya frustrado por la ausencia de estímulos.

Síntoma del bebé de alta necesidad

UNICEF tiene un mandato universal para los niños de todos los países. Durante los últimos 20 años, la Oficina de Investigación ha contribuido a este mandato a través de su serie de Report Cards Innocenti. Los Report Cards se centran en el bienestar de los niños de los países de ingresos altos. Han estado a la vanguardia de la información y la influencia en los debates sobre el bienestar de los niños en estos países. En los últimos años, la oficina también ha desarrollado otras investigaciones sobre los niños en los países de ingresos altos. Esto ha incluido informes sobre:Durante 2021, publicaremos informes sobre:

Leer más  A que edad se empieza el colegio en españa

Este informe muestra cómo los gobiernos pueden ayudar a los padres a través de permisos parentales pagados, seguidos de guarderías asequibles y de alta calidad. Utilizando los datos comparables más recientes, evalúa las políticas de permiso parental y de atención infantil en los 41 países de renta alta que forman parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) o de la Unión Europea (UE). El informe concluye con nueve recomendaciones sobre cómo mejorar las políticas para ofrecer soluciones integrales a todas las familias.

El bebé de altas necesidades, ¿cuándo termina?

Esta primera parte de un comentario en dos partes examina las pruebas de la noción de que la producción de leche humana está controlada, al menos en parte, por el apetito del bebé. Los estudios que revisamos, sobre la producción de leche por parte de las madres que amamantan y se extraen leche, apoyan firmemente esta hipótesis. Por lo tanto, en la lactancia establecida y con un régimen de alimentación a demanda, es probable que la producción de leche de la madre sea un reflejo del apetito del lactante, más que de su capacidad de producir leche, que de hecho puede ser varias veces superior. Sin embargo, los estudios anteriores sobre la producción de leche humana no han proporcionado una visión clara de cómo la mama lactante adapta la producción de leche a la demanda del lactante.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.