Efectos del alcohol

Las resacas parecen ser la forma que tiene el cuerpo de recordarnos los peligros de los excesos. Fisiológicamente, es un esfuerzo colectivo: Diarrea, fatiga, dolor de cabeza, náuseas y temblores son los síntomas clásicos. A veces, la presión arterial sistólica (la cifra más alta) aumenta, el corazón late más rápido de lo normal y las glándulas sudoríparas producen en exceso, lo que demuestra que la respuesta de “lucha o huida” se acelera. Algunas personas se vuelven sensibles a la luz o al sonido. Otras sufren una sensación de giro (vértigo).

Las causas son tan variadas como los síntomas. El alcohol se metaboliza en acetaldehído, una sustancia que es tóxica en niveles elevados. Sin embargo, las concentraciones rara vez llegan a ser tan altas, por lo que esa no es la explicación completa.

La bebida interfiere en la actividad cerebral durante el sueño, por lo que la resaca puede ser una forma de privación del sueño. El alcohol altera las hormonas que regulan nuestros relojes biológicos, por lo que una resaca puede parecer un desfase horario, y viceversa. El alcohol también puede desencadenar migrañas, por lo que algunas personas pueden pensar que tienen resaca cuando en realidad es una migraña inducida por el alcohol lo que están sufriendo.

Cura de la resaca

Celebrar en fiestas, animar a un equipo deportivo favorito y disfrutar de reuniones después del trabajo son formas habituales de relajarse o estar con los amigos. Para algunas personas, estas ocasiones pueden incluir también el consumo de alcohol, incluso de forma compulsiva o de alta intensidad. Y cuando esto ocurre, los resultados pueden ser mortales.

Leer más  Como medir el imc

Beber demasiado y con demasiada rapidez puede provocar un deterioro significativo de la coordinación motora, la toma de decisiones, el control de los impulsos y otras funciones, lo que aumenta el riesgo de sufrir daños. Seguir bebiendo a pesar de los claros signos de deterioro significativo puede dar lugar a una sobredosis de alcohol.

Una sobredosis de alcohol se produce cuando hay tanto alcohol en el torrente sanguíneo que las áreas del cerebro que controlan las funciones vitales básicas -como la respiración, el ritmo cardíaco y el control de la temperatura- comienzan a desconectarse. Los síntomas de la sobredosis de alcohol incluyen confusión mental, dificultad para mantenerse consciente, vómitos, convulsiones, problemas para respirar, ritmo cardíaco lento, piel húmeda, respuestas embotadas como la ausencia de reflejo nauseoso (que evita el atragantamiento) y temperatura corporal extremadamente baja. La sobredosis de alcohol puede provocar daños cerebrales permanentes o la muerte.

Vómitos al día siguiente de beber

Los síntomas pueden incluir dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea y fiebre. Las personas pueden sentirse muy mal y vomitar muchas veces al día. La mayoría de las personas mejoran en tres días. Sin embargo, a veces las personas se deshidratan y necesitan tratamiento médico. La deshidratación es la complicación más grave.  Véase también Cuándo pedir consejo médico.

El norovirus, una causa común de brotes infecciosos, puede propagarse fácilmente de persona a persona. Las personas son contagiosas desde el momento en que empiezan a sentirse mal hasta al menos tres días después de la recuperación.  Una buena higiene es fundamental para romper la cadena de transmisión (ver Prevención).

Vuelva a tomar los medicamentos si se producen vómitos en los 30 minutos siguientes a la toma de la medicación habitual. Si ha vomitado después de tomar píldoras anticonceptivas orales, utilice un método anticonceptivo de reserva durante el resto del mes.

Leer más  Causas y consecuencias de la salud

Si la diarrea es el único síntoma, pruebe con Imodium, un medicamento sin receta (de venta libre) disponible en la Farmacia UHS según las instrucciones del envase. Siga una dieta blanda (véase el punto 4). Tras la evacuación de unas heces blandas y formadas, puede retomar una dieta normal. Pida consejo médico si no mejora en las 48 horas siguientes a la toma de Imodium.

Bebida para la resaca

Por desgracia, el alcohol no sólo es tóxico para el hígado. El alcohol irrita la pared del estómago y provoca una inflamación, conocida como gastritis”, continúa. Esto se ve agravado por el aumento de la producción de ácidos estomacales. Este malestar gástrico suele provocar vómitos”. Sin embargo, beber en exceso no es la única razón por la que se puede vomitar después de beber. El Dr. Lee expone las siguientes razones por las que es más probable que te sientas mal o vomites después de beber alcohol:

Cómo dejar de vomitar después de beberCuando vomitas, tu cuerpo se está deshaciendo de una toxina, así que no intentes evitarlo. En lugar de eso, céntrate en ayudarte a sentirte mejor hasta que el alcohol haya sido eliminado. Si vomitas después de una noche de fiesta, tienes que afrontarlo lo mejor que puedas”, dice el Dr. Lee. No te tumbes en el suelo. Es importante hacer todo lo posible para no inhalar el vómito”.

Para minimizar los efectos secundarios asociados a los vómitos -y a la resaca en general-, el Dr. Lee da estos consejos: Y recuerda que el tiempo lo cura todo. Desgraciadamente, no existe una poción mágica que ayude a recuperar la sobriedad más rápidamente”, dice el Dr. Lee. Después de una borrachera, se tarda entre seis y ocho horas en sentirse mejor, y a menudo mucho más, dependiendo de la cantidad que se haya bebido”.

Leer más  Como saber si me intoxique

Relacionados

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.