Tratamiento de la neumonía

El Mycoplasma pneumoniae es una bacteria que puede causar enfermedades al dañar el revestimiento del sistema respiratorio (garganta, pulmones, tráquea). Las personas pueden tener la bacteria en la nariz o la garganta en un momento u otro sin estar enfermas.

La mayoría de las personas que pasan poco tiempo con un enfermo de M. pneumoniae no se infectan. Sin embargo, la bacteria suele propagarse entre personas que viven juntas, ya que pasan mucho tiempo juntas.  Los brotes de M. pneumoniae se producen sobre todo en entornos concurridos como escuelas, residencias universitarias, cuarteles militares, residencias de ancianos y hospitales. Durante los brotes escolares, si las personas de la comunidad enferman suelen ser familiares de los escolares enfermos.1,2,3

2Walter ND, Grant GB, Bandy U, et al. Brote comunitario de infección por Mycoplasma pneumoniae: Cluster escolar de enfermedad neurológica asociado a la transmisión doméstica de la enfermedad respiratoriaIcono externo.  J Infect Dis.  2008;198:1365-74.

Transmisión de Mycoplasma pneumoniae

Esta inflamación se produce cuando los sacos de aire de los pulmones se llenan de líquido o pus, lo que dificulta la respiración. A cambio, usted se siente abatido, miserable y sufre una tos que puede tardar semanas en desaparecer.

Como ocurre con muchas enfermedades, el tipo de neumonía que tenga determinará muchos factores, entre ellos si su variedad de neumonía es contagiosa o no. Aunque mucha gente piensa que la neumonía no es contagiosa, algunas variedades sí lo son.

La neumonía fúngica puede ser complicada. Se puede contraer una neumonía fúngica por la inhalación de esporas de hongos que suelen encontrarse en el suelo y, ocasionalmente, en los excrementos de las aves. Aunque estas esporas fúngicas pueden provocar una neumonía rápidamente, también es posible que estas esporas permanezcan latentes en su cuerpo; entonces, un día, estallan en un caso de neumonía.

Leer más  Anilla que se abre y cierra mediante un resorte

Un ejemplo típico de neumonía por hongos que puede permanecer latente es la Fiebre del Valle. La mayoría de los residentes del suroeste de Estados Unidos estarán expuestos a las esporas de hongos que causan la Fiebre del Valle en algún momento. Algunas personas están expuestas y nunca enferman. Otras están expuestas y la enfermedad permanece latente durante meses, años o incluso décadas. Otras, en cambio, enferman con bastante rapidez.

Síntomas de la neumonía

La neumonía es una enfermedad inflamatoria del pulmón que afecta principalmente a los pequeños sacos de aire conocidos como alvéolos[3][14] Los síntomas suelen incluir alguna combinación de tos productiva o seca, dolor en el pecho, fiebre y dificultad para respirar[1] La gravedad de la enfermedad es variable[1].

La neumonía suele estar causada por una infección vírica o bacteriana y, con menor frecuencia, por otros microorganismos[a] La identificación del agente patógeno responsable puede ser difícil. El diagnóstico suele basarse en los síntomas y la exploración física[8]. Las radiografías de tórax, los análisis de sangre y el cultivo del esputo pueden ayudar a confirmar el diagnóstico[8] La enfermedad puede clasificarse según el lugar en el que se haya adquirido, como neumonía adquirida en la comunidad o en el hospital o asociada a la atención sanitaria[17].

Los factores de riesgo de la neumonía son la fibrosis quística, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la anemia de células falciformes, el asma, la diabetes, la insuficiencia cardíaca, los antecedentes de tabaquismo, la escasa capacidad para toser (por ejemplo, después de un accidente cerebrovascular) y un sistema inmunitario débil[5][7].

Neumonía vírica frente a neumonía bacteriana

La neumonía es una infección pulmonar. Suele estar causada por un virus o una bacteria. Estos gérmenes hacen que los sacos de aire de los pulmones se llenen de líquido (flema o mucosidad) (Imagen 1). Esto dificulta la respiración y hace que tu hijo tosa.

Leer más  Bultos en las manos

La neumonía se transmite a través de personas infectadas que llevan los gérmenes en gotas de líquido en la garganta, la nariz o la boca. La persona infectada tose los gérmenes en el aire. Su hijo respira los gérmenes o entra en contacto directo con la saliva o la mucosa de la persona infectada al tocar algo. Es posible contraer la neumonía de alguien que no sabe que está enfermo. La neumonía no se “contagia” por salir a la calle sin abrigo.

La neumonía se produce con mayor frecuencia durante los meses fríos, cuando los niños pasan la mayor parte del tiempo en el interior, en estrecho contacto con otras personas. Los niños menores de 2 años son los que corren mayor riesgo de padecer neumonía. Casi todos se recuperan completamente con la atención médica adecuada.

El médico suele diagnosticar la neumonía en función de la época del año y de los síntomas del niño, observando su respiración y escuchando sus pulmones. Para comprobar si se trata de una neumonía bacteriana, puede hacerse una radiografía de tórax, un análisis de sangre y otras pruebas.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.