Definición de vacunación

Las vacunas están formadas por bacterias o virus enteros, o por partes de ellos, a menudo una proteína o un azúcar. Estos componentes activos de la vacuna, llamados antígenos, son los que desencadenan una respuesta inmunitaria cuando están en el cuerpo. Dado que las vacunas son productos biológicos, la mayoría de las vacunas víricas convencionales deben cultivarse en material biológico, como huevos de gallina en el caso de las vacunas contra la gripe, células de mamífero en el caso de las vacunas contra la hepatitis A, o levadura en el caso de las vacunas contra la hepatitis B. El proceso es bastante laborioso y lento. En el caso de las vacunas contra la gripe, por ejemplo, el virus vivo se inyecta en un huevo embrionario y, una vez que el virus se ha replicado, el material viral se recoge, se purifica y se inactiva. Las nuevas vacunas de ARN pueden producirse a partir de una plantilla de ADN; esto puede ser mucho más barato y rápido que la producción convencional de vacunas.

Las vacunas contienen moléculas biológicas complejas que pueden ser intrínsecamente inestables y propensas a la degradación si se dejan solas. Por ello, las vacunas suelen contener también algunos aditivos para ayudar a que la vacuna siga siendo segura y eficaz en su largo viaje desde la planta de fabricación hasta su punto de uso. Estos aditivos incluyen “conservantes” que impiden que la vacuna se contamine una vez abierto el vial y “estabilizadores” que impiden que se produzcan reacciones químicas. Los estabilizadores pueden ser un azúcar (por ejemplo, lactosa) o gelatina. A continuación están los “tensioactivos”, que impiden que los componentes de la vacuna se aglutinen. Los “diluyentes” son líquidos utilizados para diluir una vacuna hasta la concentración correcta, y el diluyente más utilizado es el agua estéril. Los “residuos”, por su parte, aunque no se añaden deliberadamente a las vacunas, son restos de los ingredientes utilizados para fabricar la vacuna, y pueden incluir levadura o proteína de huevo. Algunas vacunas necesitan “adyuvantes” que refuerzan la respuesta inmunitaria a la vacuna, ya sea asegurando que la vacuna permanezca en el lugar de la inyección durante más tiempo o estimulando las células inmunitarias locales. El uso de adyuvantes puede significar que es necesario utilizar una dosis menor o menos dosis de la vacuna. El aluminio, que es seguro para los humanos en la cantidad que existe en una vacuna, es un adyuvante común.

Leer más  Alcoholismo en la sociedad

Vacuna wikipedia

ResumenLa inmunización es una piedra angular de la política de salud pública y se ha demostrado que es muy rentable cuando se utiliza para proteger la salud de los niños. Aunque se podría argumentar que la inmunología no ha contribuido mucho hasta ahora al desarrollo de vacunas, en el sentido de que la mayoría de las que utilizamos hoy en día se desarrollaron y probaron de forma empírica, está claro que hay grandes retos por delante para desarrollar nuevas vacunas contra patógenos difíciles de atacar, para los que necesitamos urgentemente una mejor comprensión de la inmunidad protectora. Por otra parte, el reconocimiento del enorme potencial y los retos de las vacunas para controlar los brotes de enfermedades y proteger a la población mayor, junto con la disponibilidad de una serie de nuevas tecnologías, hacen que sea el momento perfecto para que los inmunólogos participen en el diseño de la próxima generación de potentes inmunógenos. Esta Revista ofrece una visión general introductoria de las vacunas, la inmunización y las cuestiones relacionadas con ellas, con lo que pretende informar a un amplio público científico sobre los conceptos inmunológicos subyacentes.

Revista de vacunas

Mediante esta estrategia, los virus se debilitan para que se reproduzcan muy poco una vez dentro del cuerpo. Las vacunas contra el sarampión, las paperas, el sarampión alemán (rubeola), el rotavirus, la poliomielitis oral (que no se utiliza en Estados Unidos), la varicela y la gripe (versión intranasal) se fabrican de esta manera. Los virus suelen causar enfermedades al reproducirse muchas veces en el organismo. Mientras que los virus naturales se reproducen miles de veces durante una infección, los virus de las vacunas suelen reproducirse menos de 20 veces. Como los virus de las vacunas no se reproducen mucho, no causan enfermedades, pero los virus de las vacunas se replican lo suficientemente bien como para inducir “células B de memoria” que protegen contra la infección en el futuro. Más información sobre estas y otras células del sistema inmunitario.

Leer más  Como quitar el adormecimiento de los pies

La ventaja de las vacunas vivas “debilitadas” es que una o dos dosis proporcionan una inmunidad que suele ser de por vida. La limitación de este enfoque es que estas vacunas normalmente no pueden administrarse a personas con sistemas inmunitarios debilitados (como las personas con cáncer o SIDA). Más información sobre lo que ocurre cuando el sistema inmunitario no funciona correctamente.

Enfermedades prevenibles con vacunas

Para entender el funcionamiento de las vacunas, es útil observar primero cómo el cuerpo combate las enfermedades. Cuando los gérmenes, como las bacterias o los virus, invaden el cuerpo, atacan y se multiplican. Esta invasión, llamada infección, es la que causa la enfermedad. El sistema inmunitario utiliza varias herramientas para luchar contra las infecciones. La sangre contiene glóbulos rojos, para transportar oxígeno a los tejidos y órganos, y glóbulos blancos o inmunitarios, para combatir las infecciones. Estos glóbulos blancos están formados principalmente por macrófagos, linfocitos B y linfocitos T:

Las vacunas previenen enfermedades que pueden ser peligrosas o incluso mortales. Las vacunas reducen en gran medida el riesgo de infección al colaborar con las defensas naturales del organismo para desarrollar de forma segura la inmunidad a la enfermedad. Esta hoja informativa explica cómo el cuerpo combate las infecciones y cómo las vacunas actúan para proteger a las personas produciendo inmunidad.

La primera vez que el cuerpo se encuentra con un germen, puede tardar varios días en fabricar y utilizar todas las herramientas de lucha contra los gérmenes necesarias para superar la infección. Después de la infección, el sistema inmunitario recuerda lo que ha aprendido sobre cómo proteger el cuerpo contra esa enfermedad.

Leer más  Como quitar dolor de metatarsalgia

Relacionados

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.