¿Cómo sé si me he roto el menisco?

Los meniscos se sitúan entre la tibia (hueso de la parte inferior de la pierna) y el fémur (hueso del muslo) y protegen la parte inferior de la pierna del impacto creado por el peso de nuestro cuerpo. El menisco medial se encuentra en el interior de la rodilla y el menisco lateral en el exterior.

Si se sospecha que existe una rotura de menisco, el traumatólogo realizará una historia clínica y una evaluación exhaustiva de la rodilla, y es posible que solicite radiografías y una resonancia magnética (RM) para confirmar el diagnóstico y evaluar más a fondo la articulación de la rodilla:

Una radiografía es una prueba diagnóstica que utiliza haces invisibles de energía electromagnética para producir imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una película. Cuando una radiografía estándar no es lo suficientemente precisa, también se puede utilizar una radiografía de la articulación con un medio de contraste para examinar articulaciones como la rodilla o la cadera.

La resonancia magnética es un procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de grandes imanes, radiofrecuencias y un ordenador para producir imágenes detalladas de órganos y estructuras del cuerpo; a menudo puede determinar daños o enfermedades en un ligamento o músculo circundante.

Cómo saben los médicos si tiene un menisco roto

Una rotura de menisco es un desgarro en el cartílago de la rodilla.    El menisco tiene la función de mejorar el ajuste entre el fémur y la tibia, absorber los golpes y distribuir la carga en la rodilla, y ayudar a mover el líquido lubricante alrededor de la rodilla.    El menisco puede romperse por un traumatismo o una lesión o por degeneración.

Leer más  Como saber si tiro liquido amniotico

La rodilla está formada por el fémur (hueso del muslo), la tibia (hueso de la pierna) y la rótula (tapa de la rodilla).    Los ligamentos mantienen unidos los huesos de la rodilla y la rótula se encuentra en el músculo cuádriceps, delante de la rodilla.

Entre el fémur y la tibia hay dos almohadillas, una en el lado medial (interno) de la rodilla y otra en el lado lateral (externo). Cada una de estas almohadillas se llama menisco. Véanse las figuras 1 y 2.

El menisco está formado por fibrocartílago, lo que le da una textura gomosa. Dentro del menisco también hay fibras de colágeno que ayudan a mantener la forma del menisco. El menisco sólo tiene riego sanguíneo en sus uniones exteriores. Por lo tanto, unas 4/5 partes del menisco no tienen riego sanguíneo y, por lo tanto, no pueden curarse si se desgarran.

Tiempo de recuperación de la rotura de menisco

Las roturas de menisco se encuentran entre las lesiones de rodilla más comunes. Los atletas, especialmente los que practican deportes de contacto, corren el riesgo de sufrir roturas de menisco. Sin embargo, cualquier persona de cualquier edad puede sufrir una rotura de menisco. Cuando se habla de rotura de cartílago en la rodilla, se suele hacer referencia a una rotura de menisco.

Dos piezas de fibrocartílago en forma de cuña actúan como amortiguadores entre el fémur y la tibia. Son los meniscos.  Los meniscos ayudan a transmitir el peso de un hueso a otro y desempeñan un papel importante en la estabilidad de la rodilla.

Los meniscos pueden romperse por un traumatismo agudo o como resultado de cambios degenerativos que se producen con el tiempo.    Los desgarros se distinguen por su aspecto, así como por el lugar del menisco donde se produce el desgarro. Los desgarros más comunes son los de asa de cubo, los de colgajo y los radiales.

Leer más  Como saber si tengo un esguince de rodilla

A medida que las personas envejecen, son más propensas a sufrir desgarros degenerativos de menisco. El tejido envejecido y desgastado es más propenso a los desgarros. Un giro brusco al levantarse de una silla puede ser suficiente para provocar un desgarro en un menisco envejecido.

Se puede sentir un chasquido cuando se desgarra el menisco. La mayoría de las personas pueden seguir caminando con la rodilla lesionada, y muchos deportistas pueden seguir jugando con un desgarro. Sin embargo, a lo largo de 2 o 3 días, la rodilla se volverá gradualmente más rígida e hinchada.

Correr con un menisco roto

Una rotura de menisco es una lesión en una parte de la rodilla llamada menisco y es una lesión común. Los meniscos son dos almohadillas en forma de media luna de cartílago grueso y gomoso que absorben los impactos en la articulación de la rodilla. Se encuentran entre el hueso del muslo (fémur) y la espinilla (tibia).

Hay un menisco en cada lado de la rodilla: el medial en el interior y el lateral en el exterior. Los meniscos actúan como amortiguadores, absorbiendo el impacto de la parte superior de la pierna sobre la inferior. También ayudan a estabilizar la articulación de la rodilla y a mantener los movimientos de la misma sin problemas.

Los desgarros de menisco suelen producirse cuando se practica algún deporte, pero también pueden producirse como resultado del desgaste a medida que se envejece. Cuando la gente habla de “rotura de cartílago” en la rodilla suele referirse a una lesión de menisco. Se dan diferentes grados según la gravedad de la lesión. Si la lesión es grave, es posible que se dañen otras partes de la rodilla además del menisco. Por ejemplo, podrías sufrir un esguince o una rotura de ligamento en la rodilla, como el ligamento cruzado anterior.

Leer más  Clavos en el femur

Relacionados

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.