Síndrome de dolor patelofemoral

A menudo llamada “rodilla de corredor”, la condromalacia rotuliana es una afección común que causa dolor en la rótula. La rótula está cubierta por una capa de cartílago liso, que normalmente se desliza por la rodilla cuando se dobla la articulación.

Los síntomas de la condromalacia incluyen sensibilidad y dolor en la rodilla que aumenta después de estar sentado durante un período prolongado, usar las escaleras o levantarse de una silla. También puede haber una sensación de chirrido o molienda cuando se endereza la rodilla. También puede causar dolor durante o después de actividades vigorosas.

La condromalacia suele afectar a personas jóvenes y atléticas, por lo demás sanas, como resultado de un uso excesivo, una lesión o una tensión excesiva en la rodilla. Afecta más a las mujeres que a los hombres porque las mujeres experimentan mayores presiones laterales sobre la rótula. Las personas que han sufrido una dislocación, una fractura u otra lesión en la rótula son más propensas a la condromalacia que otras personas.

El médico examinará la rodilla en busca de signos de sensibilidad o de una leve hinchazón. La rótula también puede no estar perfectamente alineada con el hueso del muslo (fémur). Aplicar presión a la rótula cuando está extendida puede provocar dolor, lo que ayuda al diagnóstico. Las radiografías no suelen mostrar los daños causados por la condromalacia, aunque la resonancia magnética (RM) puede hacerlo.

Condromalacia rotuliana übungen

La condromalacia rotuliana afecta al cartílago de la superficie inferior de la rótula, provocando su deterioro o reblandecimiento. Los síntomas de esta afección tan común son el dolor de rodilla y el rechinamiento cuando se flexiona la rodilla. También se conoce como síndrome de dolor de rodilla anterior o rodilla de corredor.

Leer más  Bursas de la rodilla

La condromalacia puede verse como una lesión por uso excesivo en los deportes, especialmente en la carrera y el ciclismo, pero también puede ocurrir en personas que han tenido una lesión de rótula. Afecta más a menudo a las mujeres y a las adolescentes.

El tratamiento de la condromalacia comienza con opciones no quirúrgicas, como el descanso del entrenamiento. Si las opciones no quirúrgicas fallan o los síntomas se agravan, el médico puede sugerir una intervención quirúrgica para tratar el dolor, la función o los problemas de movilidad de la rodilla. Conozca cómo se trata la condromalacia y sus opciones para obtener alivio.

Descansar y recuperarse después de cualquier ejercicio puede ayudarle a reducir el riesgo de sufrir una nueva lesión de rodilla o de que empeoren los síntomas de la actual. Si hace ejercicio con frecuencia de forma que ejerza presión sobre las rodillas y empieza a experimentar síntomas específicos de la lesión, es el momento de dar a sus rodillas tiempo para recuperarse.

Prueba de molienda de la rótula

La condromalacia rotuliana (o rótula), también conocida como “rodilla de corredor”, es una afección en la que el cartílago que amortigua la zona bajo la rótula comienza a deteriorarse y desgastarse. Debido a ello, la rótula puede empezar a rozar el fémur (hueso del muslo) y causar molestias o dolor. Esta afección suele ser común entre los atletas debido a la mayor actividad y acción que implican las rodillas. La afección también puede producirse en adultos que padecen artritis.

La condromalacia rotuliana puede producirse a menudo debido a una alineación incorrecta de la rodilla o como resultado de un uso excesivo, que puede verse tratado con unos días de descanso. En el caso de una alineación incorrecta de la rodilla, el reposo no será suficiente, y puede ser necesaria la fisioterapia o la cirugía para corregirla.

Leer más  Bolita en la rodilla

La condromalacia rotuliana es más frecuente en adolescentes y adultos jóvenes, y suele afectar más a las mujeres que a los hombres. No se conoce del todo la razón por la que se produce, pero los estudios indican que cuando la rótula roza con el fémur puede dañar el cartílago que hay debajo de la rótula, que es necesario para amortiguar y reducir la fricción entre los huesos y las articulaciones. Las principales causas de esta afección suelen ser:

Ejercicios de condromalacia rotuliana de grado 4

Se han evaluado cuatro métodos de tratamiento quirúrgico de la condromalacia rotuliana después de períodos que van de dos a treinta años (una media de siete años), para descubrir la tasa de éxito, las complicaciones y las indicaciones de cada uno. Se han realizado un total de 140 operaciones en 98 pacientes. En general, se obtuvieron resultados satisfactorios en el 25% de los casos después de cuarenta escisiones del cartílago rotuliano, en el 35% de los casos después de veinte escisiones del cartílago y perforación del hueso subcondral, en el 60% de los casos después de veinte transferencias mediales del tendón rotuliano y en el 77% de los casos después de sesenta rotulectomías. Treinta y cuatro rotulectomías primarias dieron un 82% de resultados satisfactorios, en comparación con el 62% después de veintiséis rotulectomías realizadas tras una operación anterior sin éxito. Los resultados fueron peores en los pacientes menores de veinte años, especialmente en las mujeres, y en los que presentaban cambios de grado IV en el cartílago rotuliano. La debilidad del cuádriceps después de cualquier procedimiento predispone a un resultado insatisfactorio. No se observaron grandes cambios degenerativos radiológicos tardíos en la rodilla. Sobre la base de los resultados de este informe, se recomienda la transferencia del tendón rotuliano en adolescentes y atletas con cambios de grado I, II o III en el cartílago rotuliano. En los adultos mayores de veinte años con cambios de grado I y II, la escisión del cartílago y el fresado son satisfactorios. En los adultos con cambios de grado III y en los adultos o adolescentes con cambios de grado IV, la patelectomía es el tratamiento de elección.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.