Cómo es morir de cirrosis

Según The Lancet, la enfermedad hepática es la tercera causa de muerte entre los trabajadores. Pero también es una condición de salud que no necesariamente lleva a más personas a necesitar cuidados paliativos, en algunos casos porque no lo saben a tiempo.

El equipo de Above and Beyond Home Health Care and Hospice se complace en educar a los miembros de la comunidad del este de Iowa sobre las diferentes opciones de atención, sea cual sea su condición y el tiempo que les hayan dicho que tienen.

Las enfermedades hepáticas avanzadas son únicas. A algunas personas se les puede diagnosticar una enfermedad en fase terminal pero se les coloca en una lista de trasplantes. Sin embargo, estas listas pueden ser largas, los candidatos pueden no estar en buen estado de salud para el transporte, por lo que en muchos casos, las personas fallecen antes de poder ser conectadas con un donante.

Puede que su salud ya sea precaria debido a un hígado defectuoso o a otros problemas de salud crónicos y que ya hayan recibido múltiples hospitalizaciones. Pero también es posible que no se les haya informado sobre los programas de cuidados paliativos de su zona.

Signos de muerte por insuficiencia hepática

Los datos se recogieron durante el Study to Understand Prognoses and Preferences for Outcomes and Risks of Treatment (SUPPORT), un estudio prospectivo de cohortes de adultos gravemente enfermos hospitalizados en cinco hospitales universitarios de Estados Unidos, e incluyeron a todos los pacientes inscritos en SUPPORT con ESLDC.

Leer más  Blanco azul y rojo

De 575 pacientes con ESLDC, 166 murieron durante la hospitalización inicial y 168 murieron al año siguiente. La mayoría eran hombres (65%) y blancos (80%); la edad media era de 52 años. La mayoría calificó su calidad de vida como mala o regular, y eran frecuentes las comorbilidades múltiples. La mayoría pasó sus últimos días completamente incapacitado. Las familias a menudo informaron de la pérdida de la mayor parte de los ingresos y de la necesidad de dejar el trabajo u otras actividades para atender a los pacientes. El dolor era al menos moderadamente grave la mayor parte del tiempo en un tercio de los pacientes. Las preferencias al final de la vida no se asociaron con la supervivencia. La mayoría de los pacientes (66,8%) preferían la reanimación cardiopulmonar, pero las órdenes de no reanimación y las órdenes contra el uso del respirador aumentaron cerca de la muerte.

Los pacientes con enfermedad hepática eran jóvenes, probablemente varones, y a menudo tenían bajos ingresos. La elevada carga de dolor era comparable a la registrada en los pacientes con cáncer de pulmón y de colon. Las personas que mueren por una enfermedad hepática pueden beneficiarse de una mayor atención al alivio de los síntomas, a la mejora de los cuidados en el hogar y a la planificación de los cuidados avanzados.

Vivir con cirrosis durante 20 años

El hígado es el segundo órgano más grande del cuerpo. Está situado en la parte superior derecha del abdomen, bajo la caja torácica. El hígado tiene muchas funciones importantes. Filtra las sustancias nocivas de la sangre y convierte los alimentos y los líquidos en los nutrientes y la energía que el cuerpo necesita. También ayuda a coagular la sangre.

Leer más  Atarse los dedos para que no duelan los tacones

La ictericia es una acumulación de bilis en el cuerpo que hace que la piel y los ojos se vuelvan amarillos. La bilis contiene un pigmento llamado bilirrubina que provoca este color amarillo. La ictericia es un signo de que el hígado no puede trasladar la bilis al intestino, que la elimina del cuerpo. A veces la acumulación de bilirrubina puede tratarse con un stent para mantener abierto el conducto biliar. El equipo médico de la persona también puede sugerir la inserción de un tubo externo para drenar la bilis del hígado. La acumulación de bilis también puede provocar picores. El picor puede ser muy angustioso y difícil de tratar. Pero el médico de la persona puede recetar medicamentos que pueden ayudar a controlar este síntoma.

Cuando el hígado ya no puede producir proteínas que ayuden a coagular la sangre, puede aumentar el riesgo de que la persona sufra hemorragias y hematomas. También pueden producirse cambios en el tracto gastrointestinal de la persona, como el desarrollo de venas dilatadas en la parte inferior del esófago. Estas venas dilatadas pueden romperse y suponer un mayor riesgo de hemorragia. Por ello, el equipo sanitario debe tener en cuenta los riesgos de hemorragia en el plan de cuidados de la persona.

Cronología de la muerte por cirrosis

La cirrosis está causada principalmente por la enfermedad hepática alcohólica, la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA) (la forma progresiva de la enfermedad del hígado graso no alcohólico),[12] la hepatitis B crónica y la hepatitis C crónica. [13] La EHNA tiene varias causas, como la obesidad, la hipertensión arterial, los niveles anormales de colesterol, la diabetes de tipo 2 y el síndrome metabólico[3]. Entre las causas menos comunes de cirrosis se encuentran la hepatitis autoinmune, la colangitis biliar primaria y la colangitis esclerosante primaria que alteran la función de los conductos biliares, los trastornos genéticos como la enfermedad de Wilson y la hemocromatosis hereditaria, y la insuficiencia cardíaca crónica con congestión hepática[2].

Leer más  Adormecimiento de brazos y piernas

La vacuna contra la hepatitis B puede prevenir la hepatitis B y el desarrollo de la cirrosis, pero no existe ninguna vacuna contra la hepatitis C.[1] No se conoce ningún tratamiento específico para la cirrosis, pero muchas de las causas subyacentes pueden tratarse con una serie de medicamentos que pueden ralentizar o prevenir el empeoramiento de la enfermedad.[6] Se recomienda evitar el alcohol en todos los casos.[1] Las hepatitis B y C pueden tratarse con medicamentos antivirales. [La hepatitis autoinmune puede tratarse con medicamentos esteroides[1] El ursodiol puede ser útil si la enfermedad se debe a la obstrucción del conducto biliar[1] Otros medicamentos pueden ser útiles para complicaciones como la hinchazón abdominal o de las piernas, la encefalopatía hepática y la dilatación de las venas esofágicas[1] Si la cirrosis conduce a la insuficiencia hepática, un trasplante de hígado puede ser una opción[3].

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.