Albóndigas italianas

Si buscas un plato de espaguetis con albóndigas súper sencillo, reconfortante y sin complicaciones, has llegado al lugar adecuado. Y si te sientes aventurero, también es un buen punto de partida para tu propia versión de este plato clásico.  Para una cena más rápida, puedes usar salsa marinera de bote. O, si tienes algo de tiempo, nos encanta esta sencilla salsa para espaguetis inspirada en Marcella Hazan. No dudes en probar tus hierbas y especias favoritas, probando sobre la marcha.  Tenemos montones de recetas, desde las albóndigas Tex-Mex con queso hasta las albóndigas con Harissa picante; no tengas miedo de experimentar con tus mezclas, hay tantas combinaciones de sabores deliciosos para las albóndigas esperando a que las descubras. Sea cual sea el sabor que les des, asegúrate de no llenar la sartén mientras las fríes. Si es necesario, fríe en tandas, para que cada albóndiga tenga la oportunidad de formar una deliciosa corteza dorada. Háganos saber cómo le fue en la sección de comentarios más abajo.

Albóndigas rezept

La fritura en la sartén y el horneado son algunas de las formas más comunes de cocinar albóndigas, ya sean de carne picada, de pollo, de cerdo o de una combinación de carnes. Sea cual sea la carne que se utilice, la mayoría de las albóndigas se preparan de forma similar.

Cuando se hacen albóndigas, la carne se combina con pan rallado y huevos para ligar y se sazona generosamente con especias y hierbas para realzar el sabor. Aunque la sartén es la forma más rápida de cocinar las albóndigas, hornearlas es sencillo y puede ahorrarle algunas calorías.

Leer más  4 fotos 1 palabra semillas

Para que las albóndigas sean equilibradas, deberá utilizar aproximadamente media taza de pan rallado y un huevo por cada libra de carne picada. Añade también una cucharadita de sal por libra y unas pizcas de hierbas frescas, a tu gusto.

También puedes añadir un puñado de queso parmesano, pero en ese caso deberás reducir la cantidad de sal, sobre todo si estás vigilando tu consumo de sodio. La Asociación Americana del Corazón recomienda un consumo diario de no más de 2.300 miligramos.

Las albóndigas pueden cocinarse de diversas maneras, pero en la tradición italiana suelen hacerse a la sartén. Si piensa añadir las albóndigas a una salsa, puede dorarlas rápidamente en una sartén untada con aceite a fuego alto, y luego añadirlas a una salsa que esté hirviendo a fuego lento para terminar la cocción.

Salsa italiana para albóndigas

Las albóndigas son un arte.    Deben ser bien redondas, llenas de sabor y tiernas. Hacerlas desde cero es realmente fácil y definitivamente es mejor que cualquier cosa que compres en la tienda.    A continuación se explica cómo hacer albóndigas perfectas en todo momento.

El panade, un aglutinante que se hace remojando el pan rallado en leche hasta que se convierte en una pasta, es el secreto de unas albóndigas húmedas y tiernas. Esta receta funciona mejor con pan rallado fresco. Puede hacerlas usted mismo triturando el pan (sin la corteza) en un procesador de alimentos. O bien, puede simplemente romper el pan en trozos superpequeños. Nosotros preferimos el pan rallado hecho con pan blanco o de masa madre.

Mezclar demasiado la carne picada puede hacer que las albóndigas sean demasiado compactas y duras. Trabajar con las manos permite incorporar todo con mayor rapidez y suavidad. También recomendamos batir los huevos antes de añadirlos al bol para que se combinen más fácilmente con los demás ingredientes.

Leer más  Como cocinar atun fresco

Para evitar que la carne se pegue a las manos mientras se enrolla, mantenga un pequeño cuenco de agua fría junto a usted mientras trabaja. El agua fría es mejor, ya que el calor de las manos calienta la carne, lo que hace más probable que se pegue.

Salsa de albóndigas suecas

Mi primera experiencia con las albóndigas suecas fue en forma de servicio de habitaciones en un hotel de Estocolmo. Viajaba sola por negocios, encerrada en mi habitación con ropa cómoda y libros para hacerme compañía.

Esa primera noche pedí lo único del menú que me resultaba familiar: albóndigas. Estaban tan buenas que creo que lamí el plato hasta dejarlo limpio. Me quedé en casa y pedí albóndigas suecas todas las noches del resto del viaje.

Desde aquella vez en Estocolmo, he estado buscando una albóndiga sueca igual de buena, y lo hemos hecho aquí. El resultado es una de nuestras recetas más populares durante las fiestas: las albóndigas suecas.

Si te gustan las albóndigas suecas de IKEA, prepárate; ¡estas son cien veces mejores! Son estupendas sobre fideos de huevo como plato principal o servidas como aperitivos individuales con una salsa de albóndigas suecas.

Con sabor a nuez moscada y cardamomo, estas pequeñas albóndigas de ternera y cerdo se sirven mejor con una salsa de albóndigas sueca: una rica salsa a base de roux y caldo de ternera, aderezada con crema agria y un poco de jalea de arándano rojo.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.