Enderezar las piernas

La deformidad de la pierna arqueada es una alineación incorrecta de la rodilla que puede afectar a personas de todas las edades. Esta afección también se conoce con otros nombres comunes y términos médicos, como pierna arqueada, pierna en banda, síndrome de la pierna arqueada, piernas arqueadas, deformidad en varo, genu varum y tibia vara.

Las piernas arqueadas se refieren a una condición en la que las piernas de una persona parecen arqueadas (dobladas hacia fuera) incluso cuando los tobillos están juntos. Es normal en los bebés debido a su posición en el útero. Pero un niño que sigue teniendo las piernas arqueadas hacia los tres años debe ser evaluado por un especialista en ortopedia.

Los bebés suelen nacer con las piernas arqueadas debido a su posición plegada mientras están en el vientre materno. En los patrones típicos de crecimiento, el niño superará esta situación cuando empiece a ponerse de pie y a caminar. Por este motivo, hasta los dos años de edad, la inclinación de las piernas no es inusual. De hecho, existe un amplio espectro de lo que se considera normal. En la mayoría de los casos, las piernas del niño comienzan a enderezarse una vez que empiezan a soportar peso sobre ellas al estar de pie o caminar (normalmente entre los 12 y los 18 meses). A los dos o tres años, el ángulo de las piernas suele invertirse y empieza a parecerse más a la rodilla de golpe, donde las rodillas se doblan hacia dentro. A partir de los seis años, la mayoría de las rodillas de los niños adoptan una alineación más recta que se considera normal.

Leer más  Como tratar la anemia

Corrección de las piernas en arco sin cirugía

Las piernas arqueadas son una condición en la que sus piernas se curvan hacia afuera en las rodillas y sus pies y tobillos se tocan. Si tiene piernas arqueadas, hay un espacio entre la parte inferior de las piernas y las rodillas cuando los pies están juntos.

Los ejercicios de alto impacto, como correr o hacer ejercicios aeróbicos, pueden forzar las articulaciones de las rodillas cuando se tienen piernas arqueadas. Esto puede aumentar el riesgo de artrosis de rodilla, que desgasta el cartílago. También puede aumentar el riesgo de padecer el síndrome de dolor patelofemoral, en el que la rótula roza el extremo del fémur.

Si tiene las piernas arqueadas, es posible que aumente el estrés y la tensión en varias estructuras de las rodillas. Si bien esto ocurre con actividades comunes como caminar, las tensiones se magnifican con ejercicios de alto impacto como correr.

Esta separación en la parte exterior de las rodillas puede suponer una tensión excesiva en los ligamentos colaterales laterales. Estas fuertes estructuras conectan el fémur con el hueso de la pierna. Impiden un movimiento excesivo en la parte exterior de las rodillas.

La compresión de la parte interior de las articulaciones de la rodilla puede provocar dolor o un mayor desgaste del menisco medial. Este cartílago se encuentra encima de la tibia y proporciona amortiguación entre el hueso del muslo y la tibia dentro de la articulación de la rodilla.

Rodillas de golpe

La gente suele quejarse de molestias en las rodillas o los tobillos como consecuencia de esta deformación de la extremidad y se preocupa por el desarrollo de una futura artritis. A algunas personas les molesta ver sus propias piernas y ni siquiera se dan cuenta del peligro que corren muchas de ellas.

Leer más  Como dejar de estar resfriada

Esto es más evidente cuando estas personas corren y sus pies y piernas parecen un helicóptero. Tienen dificultades para montar en bicicleta, ya que las rodillas golpean contra el cuadro de la bicicleta. Esta torsión tuerce la articulación de la rodilla (y la del tobillo), provocando lesiones por cizallamiento en el menisco y el cartílago articular.

El ejercicio, los estiramientos, el fortalecimiento, la fisioterapia y las vitaminas harán que los músculos y los huesos sean más fuertes, pero no cambiarán la forma de los huesos. La única manera de cambiar realmente la forma de las piernas es romper el hueso y enderezarlo.

El Dr. Austin Fragomen es cirujano ortopédico y director del Servicio de Alargamiento de Extremidades y Reconstrucción Compleja del Hospital for Special Surgery. Experto en el arte de la cirugía menos invasiva, el Dr. Fragomen realiza un análisis sofisticado y exhaustivo de cada paciente para determinar un plan de tratamiento óptimo. Tanto si realiza una reparación del manguito de los rotadores por artroscopia como si realinea una extremidad deformada mediante miniincisiones, el objetivo sigue siendo el mismo: minimizar el traumatismo de la cirugía y maximizar una recuperación rápida y funcional.

¿Las piernas arqueadas te hacen más bajo?

En el instituto, la grave curvatura de la pierna de Charles Jefferson no le impedía jugar al fútbol y a la lucha libre. Pero a medida que crecía, la curvatura de su pierna derecha se agravó y le causó un terrible dolor de piernas y rodillas. Le resultaba casi imposible trabajar.

Poco después de cumplir 23 años, Jefferson acudió a la consulta del cirujano ortopédico Aravind Athiviraham, de la Universidad de Medicina de Chicago, quien le remitió a su colega Daryl Dillman, especializado en deformidades óseas y traumatismos ortopédicos.

Leer más  Como prevenir la gota

El armazón estaba controlado por seis puntales OrthoSpin informatizados. Diecisiete veces al día, OrthoSpin realizaba pequeños ajustes automáticos en esos pivotes, manteniendo el hueso de la pierna recto mientras se curaba. Antes, los pacientes tenían que ajustar manualmente el armazón de su pierna seis veces al día.

Fueron seis meses difíciles para Jefferson, que se enfrentó a una batalla tanto física como mental durante su recuperación. Hombre activo e independiente, a menudo se quedaba en casa. Varias veces al día, tenía que pedir a su madre o a su novia que le ayudaran con necesidades básicas como vestirse o ducharse.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.