Cómo batir la clara de huevo a punto de nieve con un tenedor

2 A medida que se incorpore más aire, las claras se volverán ligeramente espumosas, opacas y muy finas. Seguir batiendo y aumentarán de volumen, volviéndose blancas y espumosas. Al principio, si se levanta el batidor verticalmente hacia arriba y luego se le da la vuelta, las claras no mantendrán su forma y se caerán del batidor.

4 Cuando las claras se endurezcan un poco más, vuelva a probarlas levantando el batidor de globo verticalmente y luego dándole la vuelta. Si las claras se adhieren al batidor y empiezan a crear un “pico”, pero éste cae sobre sí mismo, las claras han alcanzado la fase de “pico suave”.

5 Si se necesitan claras más firmes, batir durante un poco más de tiempo y volver a probar levantando el batidor; las claras se aferrarán definitivamente al batidor y, al levantarlo verticalmente y darle la vuelta, las claras que se aferran empezarán a caer sobre sí mismas, y luego se detendrán a medio camino. Esto se conoce como la fase de “pico medio” y es ideal para suflés y mousses.

6 Siga batiendo de nuevo; las claras se volverán muy rígidas y, al probarlas, el pico mantendrá su posición vertical y no se caerá sobre sí mismo. Esto se conoce como la fase de “pico duro” y es la consistencia necesaria para los merengues y para los suflés dulces en los que las claras están merengadas. En esta fase, las claras aún tienen cierta elasticidad.

Huevo batido deutsch

El primer paso para hacer picos de clara de huevo a punto de nieve es sacarlos de la nevera para que no estén demasiado fríos y romperlos en un bol. Romperlas con cuidado para evitar que las cáscaras se caigan en pedacitos.

Leer más  Baño de chocolate para tartas

A continuación, separa las yemas de las claras, ya que no vas a utilizar las yemas. Hay varias formas de hacerlo y aunque una de las más comunes es utilizar la propia cáscara del huevo, no es recomendable. Te sugerimos que lo hagas directamente con la mano o que utilices una botella.

Antes de empezar a batirlas, es importante añadir una pizca de sal a las claras para que adquieran la consistencia perfecta. Asegúrate de utilizar un bol perfectamente limpio para batir las claras, sin rastro de aceite o jabón, ya que de lo contrario será más difícil que formen picos firmes.

Puede utilizar un batidor de mano o una batidora eléctrica para batir las claras a punto de nieve. Aunque es más práctico utilizar una batidora eléctrica, se recomienda utilizar primero un tenedor para que las claras queden más esponjosas o poner la batidora a baja velocidad.

Clara de huevo con zumo de limón

Cuando en una receta se piden claras de huevo batidas a punto de nieve, ¿qué significa? ¿Cómo se puede distinguir entre picos suaves y duros? A continuación, se ilustran las diferentes etapas del batido de las claras de huevo.

El proceso completo -desde la formación de espuma hasta el batido a punto de nieve- dura entre 8 y 15 minutos, dependiendo de la frescura de los huevos y del utensilio que se utilice para batirlos. Los huevos más frescos llegarán más rápido a la fase de picos firmes.

Cuando empiece a batir las claras, lo primero que notará son las grandes burbujas que se forman. Durante los primeros minutos, la masa se vuelve translúcida en lugar de transparente, pero sigue siendo de color amarillo pálido.

Leer más  Baño de azucar impalpable

Para llegar a la fase de picos duros, siga batiendo las claras. Notarás más agitación en la superficie. Levante los batidores. Si la punta del pico que se forma todavía se inclina un poco, siga batiendo.

Picos firmes

Tanto si preparas un glaseado de nata montada como una tarta de limón o los clásicos gofres aligerados con claras de huevo batidas, es importante saber lo que significa una receta cuando dice que hay que batir hasta conseguir picos “firmes” o “suaves”.

Cuando la nata o los huevos se baten, el aire queda atrapado en su interior y hace que el ingrediente haga espuma, aumente de volumen y se vuelva rígido. Los huevos batidos, especialmente las claras de huevo, son excelentes para fermentar los productos horneados. En el horno, el aire atrapado se expande, haciendo que algo como un pastel o un suflé suba. Pero a veces las claras batidas pueden ser inestables y difíciles de trabajar, por lo que a menudo se añade a las claras un estabilizador como el azúcar o un ácido (como el vinagre o el cremor tártaro). El azúcar también aumenta la temperatura de coagulación de la proteína del huevo, permitiendo que el pastel o el suflé suba más antes de cuajar.

Las recetas suelen indicar que hay que batir las claras o la nata hasta una determinada firmeza, o fase de pico. Las fotos muestran cómo deberían ser esas etapas. En este caso se trata de claras estabilizadas con azúcar, pero las características de cada fase se aplican también a la nata.

Por Aroa Flores

Hola a todos, soy Aroa Flores y en mi blog personal te ofrezco diversas noticias de actualidad.